10 curiosidades del discurso del Rey

Este año, el discurso del Rey ha estado marcado por la incertidumbre política. Tras los resultados electorales nadie sabe quién será el próximo presidente. El Jefe del Estado, que jugará un papel constitucional muy destacado en el proceso de investir al nuevo presidente —es el encargado de proponer formalmente al Congreso el candidato que debe hacerse cargo del nuevo Ejecutivo (artículo 99.1 de la Constitución)—, destacó en su papel moderador. Durante el mensaje se proyectó un Rey que puede ser pieza clave para que se logre el consenso necesario entre las diversas fuerzas políticas, pues como escribió el periodista británico Walter Bagehot: “La nación se divide en partidos, pero la Corona no pertenece a ningún de ellos. Esta aparente separación del negocio es lo que la distancia de la enemistad, preserva su misterio y la permite gozar del afecto de partidos enfrentados”.

El segundo mensaje navideño de Felipe VI nos ha dejado estas 10 curiosidades:

1. Palabra de Rey: los discursos que pronuncia el Rey son revisados por el Gobierno. Algunos de ellos, incluso, son redactados desde Moncloa. Sin embargo, el tradicional discurso de Nochebuena del Jefe del Estado se escribe en el Palacio de La Zarzuela. Por tanto, el de anoche fue uno de los discursos más personales y sinceros del Rey de este año 2015.

2. Nuevo escenario: desde que Juan Carlos I se dirigió por primera vez a los españoles en Nochebuena, en 1975, el tradicional discurso siempre se ha realizado en el Palacio de La Zarzuela, como también lo fue el primer discurso de Felipe VI el año pasado. Ayer, él mismo justificó el cambio de localización, en el Salón del Trono del Palacio Real, de la siguiente manera: “Esta noche me dirijo a vosotros desde el Palacio Real, donde la Corona celebra actos de Estado en los que queremos expresar, con la mayor dignidad y solemnidad, la grandeza de España”.

Felipe VI durante su mensaje navideño en el Salón del Trono del Palacio Real
Felipe VI durante su mensaje navideño en el Salón del Trono del Palacio Real

3. La actualidad política marcó el mensaje: la situación política ha cambiado radicalmente en estos meses. Si el año pasado Felipe VI dedicó buena parte de su discurso a la crisis económica y a sus consecuencias y a la corrupción, este año ha querido centrar la atención en España y en la necesidad de “impulsar nuestro proyecto común de convivencia”. Así, España fue mencionada 13 veces y los españoles nueve. Felipe VI recurrió para su discurso a palabras como “entendimiento”, “compromiso”, “voluntad” y “convivencia” en tres ocasiones y al deseo de conseguir una “convivencia” en seis. Sin duda, fue un discurso escrito para un momento histórico, donde tenemos que mirar al pasado, sin distraernos en el presente para conseguir un mejor futuro: “historia” fue mencionada nueve veces, el “hoy” seis veces y el “futuro” cuatro.

4. Recuerdo a las “otras” víctimas del terrorismo: Juan Carlos I tuvo que mencionar en numerosos discursos navideños a las víctimas del terrorismo de ETA. En esta ocasión, Felipe VI dedicó unas palabras a las víctimas de otro tipo de terrorismo, el yihadista: “Todos hemos sentido la indignación y el horror ante los atentados que han costado la vida a compatriotas nuestros, ante los terribles crímenes de París y de otros lugares del mundo, que son auténticos ataques a nuestro modelo de convivencia y a los más elementales valores humanos”.

5. Los refugiados también aparecieron durante el discurso: otro de los acontecimientos que ha marcado el año 2015 ha sido la entrada masiva de refugiados a Europa procedentes especialmente de Siria. Un drama que ha marcado la política europea y de la que el Rey también quiso expresar su opinión: “Todos nos hemos conmovido ante el drama de los refugiados que llegan a nuestras fronteras huyendo de la guerra, o el de los migrantes angustiados y acosados por la pobreza”.

6. ¿Corbata morada?: uno de los temas más comentados en Twitter durante el discurso fue el color de la corbata que eligió Felipe VI. Muchos identificaron los colores del partido Podemos en ella, llegando a decir que se trataba de un guiño al partido morado. Hasta Pablo Iglesias se refirió a ella en un tuit. Sin embargo, se trataba más bien de un efecto óptico. Al parecer la corbata realmente era de fondo azul con puntos rosa y carmesí (color del estandarte del actual Rey).

https://twitter.com/Pablo_Iglesias_/status/680119194894090241

7. La Reina y sus hijas también presentes: en el discurso de 1975, don Juan Carlos apareció con doña Sofía, el entonces Príncipe Felipe y las Infantas Cristina y Elena. Una estampa familiar que nunca se ha vuelto a repetir. Sin embargo, era costumbre que el anterior Monarca incluyera alguna fotografía enmarcada con algún miembro de su familia. Ayer, sin embargo la familia del Rey no formó propiamente parte del escenario. Al terminar el discurso se visualizó una serie de fotografías de la Reina Letizia, la Princesa de Asturias, doña Leonor, y la Infanta Sofía.

8. El belén, la bandera y el árbol: siempre han estado presentes en los discursos tanto de Juan Carlos I como en el primero de Felipe VI, sin embargo, este año hubo algunas diferencias. En esta ocasión a la bandera nacional no le acompañó la europea. Y el belén (más grande que otras ocasiones, era el Belén Napolitano del Palacio Real) y el árbol de Navidad no se encontraban dentro del plano, sino que se proyectó antes del discurso.

El Belén Napolitano del Palacio Real y el árbol de Navidad, al comienzo del discurso
El Belén Napolitano del Palacio Real y el árbol de Navidad que los espectadores pudieron ver al comienzo del discurso

9. Un discurso de duración estándar: el discurso duró exactamente 12 minutos y 12 segundos. Algo más corto que el mensaje del año pasado que duró 13 minutos y 25 segundos. El discurso más largo de Juan Carlos I fue el de 1991, que duró 15 minutos y 49 segundos y el más corto fue el primero, el de 1975, de tan solo 6 minutos y 39 segundos.

10. Una despedida a gusto de todos: el Rey, como en su discurso de proclamación, utilizó las tres lenguas cooficiales del Estado para despedirse. Así, terminó su mensaje felicitando la Navidad en castellano (“Feliz Navidad”), euskera (“Eguberri on”), catalán (“Bon Nadal”) y gallego (“Boas Festas”).

Manuel Mariscal

Manuel Mariscal

Graduado en Periodismo (UCM). Ha completado su formación en la Secretaría de Estado de Comunicación del Palacio de La Moncloa y en el diario ABC. Miembro del equipo de comunicación de la Asociación del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado.
Manuel Mariscal

Latest posts by Manuel Mariscal (see all)