¿A quién prefiere el votante de centro en España?

Casi todos los partidos hablan de él. Los cuatro que aspiran a llegar a la Moncloa se lo rifan: nunca antes al votante mediano español (el que se posiciona en el centro de la escala ideológica) le habían salido tantas novias. PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos reclaman para sí un espacio en el que se ubican el 35% de los electores y que hasta ahora, en un contexto de bipartidismo imperfecto, ha sido decisivo para ganar las elecciones. Pero, ¿de dónde le viene la importancia a este votante mediano? ¿Sigue siendo tan relevante con la llegada de las nuevas formaciones políticas? ¿Qué características tiene? ¿Por quién se decantaría entre los dos nuevos contendientes? ¿Será decisiva esta elección para dibujar las futuras mayorías?

Laura Carnicero
Laura Carnicero
Agència Catalana de Notícias
Agència Catalana de Notícias

El Teorema del Votante Mediano enunciado por Downs en 1957 defiende que el candidato electoral que más se aproxime al votante ubicado en el centro ideológico siempre ganará las elecciones ya que tendrá la misma cantidad de casos a cada lado. Por esta razón, el teorema plantea que previsiblemente se producirá una competición entre los distintos candidatos para tratar de ganar su favor (Congleton, 2002). Sin embargo, varios momentos electorales en España contradicen al famoso teorema: Aznar ganó, incluso con mayoría absoluta, a pesar de que el PSOE se encontraba más próximo a nivel ideológico del votante mediano. Autores como González y Bouza (2009) o Barreiro en su artículo para El País ‘En busca del votante perdido’(2004) lo explican porque no siempre el debate político gira en torno a cuestiones ideológicas y porque el voto puede emitirse en contra de nuestra ideología si consideramos que en un momento puntual son más importantes, por ejemplo, la gestión o el castigo a la corrupción.

Astudillo y Rodón (2013) reflexionan sobre otra posible causa: la indefinición ideológica del votante de centro. En efecto, el análisis del barómetro que el Centro de Investigaciones Sociológicas publicó en enero de 2015 refleja una gran indefinición a nivel ideológico de los votantes que se ubican en el 5 de la escala. Más del 60% responde “No sabe” o “No contesta” ante las categorías ideológicas que plantea el CIS, y el 40% restante se reparte de manera bastante equilibrada entre progresista, ecologista, liberal, socialdemócrata y socialista.

Fuente: CIS. Elaboración propia
Fuente: CIS. Elaboración propia

A pesar de esta indefinición ideológica, el votante mediano termina decantándose por una u otra opción, y si seguimos las pautas del Teorema del Votante Mediano, esa elección se basará en la proximidad o lejanía ideológica con los partidos y candidatos.

Al analizar la ubicación en la escala ideológica que los votantes medianos otorgan a Podemos y Ciudadanos, se observa una notable diferencia: mientras que la formación de Iglesias se percibe principalmente como un partido de extrema izquierda, la variable que más destaca en Ciudadanos es el “No sabe” (algo lógico puesto que en enero la formación todavía era poco conocida fuera de Cataluña) seguida del 5, el punto medio.

Fuente: CIS. Elaboración propia
Fuente: CIS. Elaboración propia
Fuente: CIS. Elaboración propia
Fuente: CIS. Elaboración propia

Lo mismo sucede si analizamos al conjunto de los votantes: ven a Podemos próximo a posiciones de extrema izquierda y a Ciudadanos lo ubican entre el centro izquierda y el centro derecha. Sin embargo, el análisis estadístico de los datos refleja que, aunque hay relación entre ambas variables, se trata de una relación débil. Es decir, hay otros factores que influyen, además del posicionamiento ideológico propio, en el posicionamiento ideológico que se supone de los partidos.

Más allá del análisis ideológico, el votante mediano español se muestra insatisfecho con el funcionamiento de la democracia y de la Constitución y desconfía de las instituciones (especialmente de los partidos políticos). Pero a pesar de este pesimismo generalizado, adopta posiciones moderadas o conservadoras (en el sentido de la voluntad de mantener el statu quo) respecto de la organización territorial del Estado y su sentimiento nacionalista: “se siente tan español como del gentilicio correspondiente” y prefiere un “Estado con comunidades autónomas como en la actualidad”.

Finalmente, merece la pena plantear algunas cuestiones:

El votante mediano no siempre va a decantarse por el partido que perciba más cercano a su ideología. Es decir, la lucha de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos por ubicarse en el centro ideológico puede no ser suficiente para ganar las elecciones.

En este sentido, la pluralidad de opciones disponibles puede llevar a una mayor fragmentación del voto. El votante de centro, además de mostrarse descontento con el funcionamiento de algunas instituciones y conservador con respecto a la organización territorial del Estado, no se define por una categoría ideológica concreta sino que prima la indefinición. Esta característica puede llevar a que el voto de este tipo de electores también se disperse o se reparta. A una conclusión similar llegó Francisco Camas en su artículo El centro ya no es lo que era en el Blog Metroscopia de El País, donde afirma que ganar en el centro será “una condición necesaria pero no suficiente para alcanzar la Moncloa”.

Cabe destacar que el Teorema del Votante Mediano se sustenta sobre el tradicional eje ideológico de izquierda-derecha que los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos intentan cambiar. Las nuevas formaciones tratan de alejarse de los posicionamientos tradicionales insistiendo en que son “transversales” y que han llegado para modernizad y regenerar la política. Se esfuerzan por construir un nuevo esquema de posicionamiento que los diferencie de lo existente anteriormente: “lo nuevo-lo viejo” y “arriba-abajo”, categorías que exceden los conceptos de izquierda y derecha. Queda por resolver el interrogante de cómo afectaría tal cambio de esquema al Teorema del Votante Mediano: ¿podríamos seguir hablando de votante de centro?

Laura Carnicero

Laura Carnicero

Zaragoza (España). Graduada en UniZar. Actualmente, en Heraldo de Aragón. Antes en El Periódico de Aragón y Cadena SER Aragón. Máster en Comunicación Política por la UCM. Análisis de encuestas e investigadora de las percepciones ciudadanas de la mentira política. Apasionada de los periodos electorales. En lcarnicero@politizen.info y @laucarni
Laura Carnicero