Ahora en Común reivindica el “desborde” democrático del 15M para ganar las generales

La plataforma apuesta por una candidatura de unidad popular confluyente entre distintas fuerzas políticas para “desatenazar” las instituciones y “ponerlas al servicio de la mayoría”

IMG_20150723_193632561
Acto de presentación de Ahora en Común en Matadero (Madrid) / A.ALCOLEA

Defender la ilusión, la pluralidad y la justicia para ganar las elecciones generales. En esencia, éstas son las claves que guían los pasos de la plataforma de reciente creación Ahora en Común, que ayer defendió la tranversalización de la política como fruto del 15M y la puesta en marcha de procesos participativos abiertos a la ciudadanía para “cambiar la realidad” ante un “momento histórico”.

En un acto de presentación de Ahora en Común en Madrid, el concejal de participación del Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, explicó que no hay motivos para estar nerviosos por las prisas del reloj electoral de cara a organizar una candidatura de unidad popular antes de las elecciones, poniendo por ejemplo el caso de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. “Existe la sensación de que tenemos que darnos prisa, de que igual no nos da tiempo a construir la confluencia. Tranquilas, que no nos de mucha ansiedad. Hace tres años no existía la marca Ahora Madrid y Carmena ahora es alcaldesa”.

La portavoz Isabel Elbal apuntó que el sistema electoral, pese a ser “criticable” puede aportar algunos puntos a favor para una candidatura de confluencia. “Nos movemos en un marco preconstituido que marca la ley electoral, pero que tiene unas singularidades que nos permiten a los confluyentes transformar la suma en multiplicación, de tal forma que para ganar las generales hay que batallar provincia por provincia. Si confluimos ganaremos sin duda”.

Soto explicó que hace no demasiado tiempo, durante la campaña de las elecciones municipales comenzaron a utilizar un término que se hizo recurrente: el “desborde”. En este sentido, afirmó que lo utilizaron mucho porque dentro del equipo de Ahora Madrid durante la preparación de las estrategias de comunicación de la candidatura. “La gente hacía lo que quería. Entonces había dos vías: intentar controlar o dejar a la gente hacer”.

El concejal dijo que finalmente “la gente hizo lo que quiso, nos desbordó, ganó las elecciones y ahora gobierna el Ayuntamiento de Madrid”. Esta experiencia, de hecho, la relacionó directamente con el movimiento 15M. “Me acuerdo mucho de una situación en la que cientos de miles estaban abandonando el país, sus casas, y perdiendo empleo. En esa situación se generó un movimiento social de la nada que no pedía pan o trabajo, sino la democracia como una herramienta para conseguirlo todo”.

Por otro lado, explicó que de lo aprendido en la experiencia de Ahora en Madrid, hay cuatro puntos esenciales para lograr un proceso político democrático y participativo: 1) nadie puede imponer la marca; 2) las primarias deben ser justas y muy proporcionales; 3) el programa no puede ser redactado por un “comité de expertos” sino por “la gente común que decide cómo se hacen las cosas a partir de ahora, ya que sino volveremos repetir cosas que ya han pasado; y 4) en un proceso de unidad popular no solo se tiene que permitir el desborde, sino que hay que vivirlo con alegría”.

EL 15M COMO PUNTO DE PARTIDA
“La confluencia no solamente consiste en una unidad entre los grupos de izquierda, de siglas o despachos, que intentando hacer intercambio de cromos crean marcas sin contenidos”, dijo el concejal de Ahora Madrid y activista de la Plataforma de los Afectados por la Hipoteca (PAH) Pablo Carmona. Para el concejal, la confluencia “tiene que ser masiva y con mucho contenido, tal y como ocurrió con el ciclo de ruptura democrática del 15M”.

Carmona reivindicó especialmente todo lo aprendido del 15M, que “nos enseñó nuevas formas de organizarnos políticamente, puesto que las que teníamos estaban caducas”. “No tenían la cantidad de diversidad, de apertura y de transversalidad lo suficientemente mayoritaria para cambiar el sistema político generado en 1978″. A su vez, defendió que la experiencia municipalista en las pasadas elecciones autonómicas “ha enseñado que hay que tener buena voluntad para que arraigue la auto-organización y la exposición pública de los debates políticos a la ciudadanía al máximo posible”.

“A partir de ahí podremos construir herramientas electorales que sean capaces de traducir ese poder desde abajo. Tenemos que hacer una profunda reflexión sobre todo de cara al futuro: ¿cómo construimos las formas de organización?” Finalmente, aseguró que en la política española existen algunos “viejos tics” en este sentido, que “por procesos identitarios nos han llevado a formar pequeñas células que han impedido la ruptura democrática como una parte de eso movimiento social amplio y diverso”.

Alejandro Alcolea Marín

Alejandro Alcolea Marín

Comunicación Política e Institucional. Interés por la investigación social en nuevas tecnologías, cultura política y movimientos sociales.
Alejandro Alcolea Marín