Quién es quién en la carrera a la nominación del GOP

Donald Trump, Marco Rubio y Ted Cruz lideran las encuestas en las primarias republicanas

Mientras que la carrera demócrata estaba desde el inicio reducida casi a una batalla monopolizada por Hillary Clinton, quién se vio sorprendida por el espectacular ascenso de Bernie Sanders, los republicanos iniciaron una competición coral en la que se registraron hasta 17 candidatos. Tras las primarias de Iowa y New Hampshire solo se mantienen siete contendientes a liderar el GOP (Grand Old Party, como se conoce popularmente al Partido Republicano).

Entre todos ellos, el multimillonario Donald Trump y los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, ambos con raíces cubanas, se sitúan en cabeza en los sondeos.  Los tres luchan por hacerse con la mayoría de delegados que les permita ser los elegidos para representar a los republicanos, y lo hacen con diferentes estrategias. Cruz y Rubio adoptan una vía más clásica, basada en la religión y los valores tradicionales, mientras que Trump opta por el ataque directo especialmente a los inmigrantes y a China, a los que acusa de ser los culpables del declive de Estados Unidos como potencia mundial.

Donald Trump

donaldtrump

Ted Cruz

tedcruz

Marco Rubio

rubio3

· Con una fortuna personal de  4.500 millones de dólares, es CEO de The Trump Organization.

· Popular en televisión por formar parte del reality The Apprentice.

· Tiene 69 años (junio de 1946) y nació en Nueva York.

· Senador por Texas desde 2013.

· Recibe el apoyo del Tea Party en su carrera a la nominación.

· Tiene 45 años (diciembre de 1970) y nació en Calgary, Canadá. Su padre es cubano y su madre, estadounidense.

· Senador por Florida desde 2011.

· La revista Time lo calificó en 2013 como “el salvador republicano”.

· Tiene 44 años (mayo de 1971) y nació en Miami, Florida. Sus padres son inmigrantes de origen cubano.

Tras las primarias de New Hampshire, también continúan en la carrera a la nominación:

John Kasich Jeb Bush Jim Gilmore Ben Carson
Kasich jeb gilmore carson

Por su parte, Mike Huckabee, Rand Paul, Rick Santorum, Chris Christie y Carly Fiorina, Rick Perry, Bobby Jindal, Scott Walker, Lindsey Graham y George Pataki retiraron su candidatura.

 

Marco Rubio, ¿la apuesta latina de los republicanos?
Marco Rubio, candidato en las primarias republicanas
Marco Rubio durante un acto de campaña // Marc Nozell

Marco Rubio tiene 44 años y es hijo de una pareja de inmigrantes cubanos que dejaron la isla en 1956 para trabajar -su padre como camarero y su madre de limpiadora- en busca del sueño americano. Rubio, que nació en EE.UU., podría hacer realidad la fantasía hispana de ver a un presidente con raíces latinas en la Casa Blanca.

El establishment le apoya. Él es, junto a Jeb Bush, uno de los exponentes del aparato del partido. Sin embargo, algunos de sus críticos le echan en cara sus vaivenes ideológicos, que van mutando en función de sus intereses puntuales. Sus propuestas ante la inmigración valgan de ejemplo. Aunque es hijo de inmigrantes -que no huyeron de la Cuba de Fidel, sino de la de Batista, para lástima de una historia idílica de hijo de la persecución política comunista que brillaría en su estrategia de storytelling-, Rubio mantuvo en los inicios de su carrera una dura posición con los ‘sin papeles’. De hecho, recibió el apoyo del Tea Party, el ala más conservadora del partido cuando se presentó al Senado en 2010.

PORTADA DE TIME, FEBRERO 2013

Portada de la revista "Time"

Tras la derrota de Mitt Romney ante Obama en 2012 y el escaso apoyo latino que cosechó el candidato republicano, Rubio formó parte del conocido como Gang of Eight (Grupo de los Ocho), formado por políticos demócratas y republicanos que pretendía regularizar la situación de los inmigrantes ilegales. Rubio parecía representar entonces lo que los republicanos venían anhelando: el “Obama republicano”. Joven y latino, con posturas conciliadoras ante la inmigración, atraería al electorado hispano. De hecho, la revista Time le llevó a portada en febrero de 2013 bajo el titular de The republican savior (“El salvador republicano”).

Pero Rubio volvió a cambiar de opinión: el partido endureció su posición y él se opuso a la acción ejecutiva de Obama para paralizar la deportación de millones de indocumentados. Su postura durante las primarias ha llegado hasta el punto de apoyar la construcción de un muro en la frontera. Como consecuencia a sus cambios de opinión, The New Yorker publicó el pasado noviembre un extenso perfil sobre Rubio. Se tituló The Oportunist (“El Oportunista”).

La baza latina no parece clara. De hecho, según una encuesta de NBC y Wall Street Journal del pasado mes de diciembre, solo conseguía atraer al 13% del voto hispano, frente al 59% de Clinton, la cual, dicho sea de paso, no sabe una palabra de español. ¿Quién prefiere a Marco Rubio entonces? Según otra encuesta de CNBC, los republicanos millonarios optan mayoritariamente por él, con un 26%, por encima incluso de Trump (15%).

¿Su edad podría, sin embargo, atraer a los millenials? Rubio es joven, pero sus ideas políticas abren una brecha con la juventud estadounidense.

El candidato cubano-americano se opone radicalmente al matrimonio entre personas del mismo sexo, niega el cambio climático y no ofrece un cambio sustancial en el sistema universitario estadounidense, que lleva a miles de americanos a endeudarse para pagar sus estudios. También censura el aborto, incluso cuando una mujer se ha quedado embarazada tras ser violada.

No es algo sencillo. Es algo horrible de describir. Es desgarrador. Lo entiendo y por ello es tan difícil. Pero yo creo que un ser humano y niño no nato tiene el derecho de vivir.Marco Rubio, sobre el aborto en casos de violación

Según una encuesta del Institute of Politics de la Universidad de Harvard publicada en noviembre de 2015, solamente un 25% de los jóvenes se mostraba preocupado por el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sin embargo, un 42% consideraba el cambio climático como un tema importante, mientras que al 63% le preocupa las políticas educativas. Para el 63% el aborto es un tema poco importante, y un 53% se opone a construir un muro en la frontera con México. A los jóvenes y a Rubio los separa un abismo. De hecho, solo un 7% de los encuestados se mostraba a favor de Rubio.

La religión es uno de los pilares fundamentales de su discurso político, y ha monopolizado buena parte de su campaña. Pero también en este tema sus creencias han sufrido cambios. Se define como católico aunque también asistió durante varios años a una iglesia Baptista. Por otro lado, cuando vivió en Nevada con su familia se adentró en el mormonismo.

Pero Rubio cuenta con el beneplácito de su partido. Su capacidad de adaptación y su ímpetu por lograr el sueño americano le sitúan entre los preferidos de los republicanos hasta dejar arrinconado a un Jeb Bush que, con el apellido de “la dinastía” (aunque escondido en su campaña) y su multimillonaria inversión, no ha conseguido resultados satisfactorios. Rubio quiere luchar por la nominación y, a fin de cuentas, venció en todas las elecciones en las que se presentó.

PROPUESTAS DE MARCO RUBIO
ARMAS Y DEFENSA · ECONOMÍA · DERECHOS SOCIALES · EDUCACIÓN · POLÍTICA EXTERIOR · INMIGRACIÓN
ARMAS Y DEFENSA

  • Defensa del derecho a tener armas, protegido por la segunda enmienda.
  • Fortalecer y recapitalizar el ejército.
ECONOMÍA
  • Reducción de impuestos para las pequeñas empresas.
  • Reducir el número de funcionarios del Gobierno Federal.
  • Clarificar los impuestos digitales, mantener el acceso a Internet libre de impuestos y proteger la innovación digital de los reguladores.
  • Proteger la economía estadounidense frente a China y otras potencias extranjeras.
  • Bajadas de impuestos y simplificación del sistema impositivo a tres escalones (15%, 25% y 35%).
  • Reducción de los impuestos a las empresas a un 25%.
DERECHOS SOCIALES
  • Revocar por completo “Obamacare”.
  • Aumentar progresivamente la edad de jubilación para adaptarse a los cambios en la esperanza de vida.
  • Fortalecer Medicare (el seguro sanitario para las personas mayores de 65 años).
  • Defensa del derecho a la vida y de los valores tradicionales del matrimonio.
EDUCACIÓN
  • Establecer el reembolso basado en los ingresos como el método de pago universal para los préstamos federales para estudiantes.
  • Establecer un marco legal que permita pagar los préstamos a estudiantes sobre la base de lo que ganan después de la universidad.
  • Hacer más transparente la información de las universidades (tasas de graduación, deuda de los estudiantes, salarios después de graduarse, etc.).
POLÍTICA EXTERIOR
  • Recuperar el poder de EE.UU en el Pacífico.
  • Revocar el fin del aislamiento de Cuba, volver a incluirla en la lista de países patrocinadores del terrorismo y finalizar las relaciones diplomáticas.
  • Fortalecer las relaciones con Israel y revocar el acuerdo con Irán.
INMIGRACIÓN
  • Cancelar la orden ejecutiva que paraliza la expulsión de los ‘sin papeles’.
  • Deportar a los delincuentes sin papeles.
  • Contratación de 20.000 nuevos agentes fronterizos.
  • Finalizar la construcción del muro con la frontera de México.
Ted Cruz, el candidato del Tea Party
Ted Cruz, candidato en las primarias republicanas
Ted Cruz // Gage Skidmore

Ted Cruz es un político difícil de definir, y aunque su apellido español nos da pistas acerca de su origen, no debemos dejarnos llevar por una primera impresión. Sí, Cruz es hijo de un inmigrante cubano y una estadounidense. Pero no nació en Cuba, ni tampoco en Estados Unidos. De hecho, no sabe hablar español. Cruz nació en Calgary, Canadá, en 1970. Por ello recibió numerosos ataques, ya que algunos interpretan que la Ley le impide ser elegido. La Constitución de Estados Unidos dice que el presidente debe ser “ciudadano natural por nacimiento” (“natural born citizen”). Al igual que sucedió con Obama cuando se rumoreó que había nacido en Kenia, algunos de sus oponentes, principalmente Donald Trump, han jugado esta baza para atacar a Cruz. Sin embargo, numerosos expertos consideran que el hecho de que sea hijo de una estadounidense, y por tanto tuviera la nacionalidad automática al nacer, lo hace elegible. Cruz renunció a su ciudadanía canadiense en 2014.

CRUZ Y SU “PROBLEMA LATINO”

Si Ted Cruz tiene dificultades para hacer valer su “carácter estadounidense”, tampoco puede exprimir su baza latina. No solo porque no sepa hablar español, sino porque su radical postura con la inmigración supone una barrera para conseguir el voto de los hispanos. El popular presentador Jorge Ramos le preguntaba en una entrevista en televisión si consideraba que tenía un “problema latino”. En un tenso intercambio de preguntas, el periodista le afeó que “mucha gente no entiende que, si tú eres el hijo de un inmigrante, un cubano-americano, no intentes ayudar a los 11 millones de indocumentados que están en este país y que son inmigrantes como lo era tu padre”.

Ted Cruz sí cuenta con el favor del Tea Party. Es un candidato ultraconservador, que defiende a ultranza el derecho a tener armas y adopta una postura férrea con la inmigración ilegal, pidiendo detener la “amnistía” de Obama reforzando y construyendo nuevos muros en la frontera. Cruz también se apoya en su fe baptista para sumar votos mientras argumenta que “nuestros derechos (como estadounidenses) no provienen del Gobierno, vienen de Dios”.

Cruz es probablemente uno de los candidatos más conservadores. Es un ferviente defensor de mantener la religión en la esfera pública para “defender sin complejos los valores judeocristianos sobre los que se construyó América” en contraste con el “fascismo liberal”. Su postura es radicalmente contraria al aborto, al matrimonio gay o a la discriminación positiva para mujeres y minorías étnicas. Cruz también sostiene que “las investigaciones científicas no avalan el cambio climático“, por lo que en 2013 votó como senador en contra de proteger el océano, las costas y los ecosistemas de los grandes lagos norteamericanos frente a los cambios producidos por el calentamiento global.

PROPUESTAS DE TED CRUZ
ARMAS Y DEFENSA · ECONOMÍA · DERECHOS SOCIALES · EDUCACIÓN · POLÍTICA EXTERIOR · INMIGRACIÓN
ARMAS Y DEFENSA
  • Defensa del derecho a tener armas y proteger a la familia frente al terror islámico, asegurado por la segunda enmienda.
  • Fortalecer y reconstruir el ejército. 
ECONOMÍA
  • Reducción de impuestos y simplificación del sistema impositivo que a su vez permita subidas salariales y crear empleo.
  • Reducción y adelgazamiento del Estado.
  • Impuesto fijo del 16% para las empresas, independientemente de su tamaño.
DERECHOS SOCIALES
  • Revocar por completo “Obamacare”.
  • Defensa del derecho a la vida y del matrimonio entre un hombre y una mujer.
  • Defensa de la libertad religiosa.
EDUCACIÓN
  • Suprimir el Departamento de Educación.
  • Asegurar el derecho a elegir escuela a los más pobres.
POLÍTICA EXTERIOR
  • Fortalecer relaciones con Israel.
  • Reexaminar la relación con la Autoridad Nacional Palestina y eliminar cualquier tipo de apoyo económico. 
INMIGRACIÓN
  • Cancelar la orden ejecutiva que paraliza la expulsión de los sin papeles.
  • Aumentar el número de deportaciones.
  • Construir un muro en la frontera con México y aumentar la seguridad.
Donald Trump, el ególatra millonario
 Donald Trump, candidato en las primarias republicanas
Donald Trump // Matt A.J.

Dice lo que quiere, sin cortapisas, en un tono poco habitual entre políticos en Estados Unidos. Cada vez que se sube al estrado, con su gesto altivo y su rostro enrojecido, sus discursos se convierten en una retahíla de convencionalismos, malas formas y vocablos grotescos. El insulto es su día a día. Hillary “se presenta para evitar la cárcel”, Jeb Bush “es una vergüenza para su familia” y Ted Cruz es “una nenaza”. Trump dispara contra todo y todos sin contemplaciones. Y a pesar de todo, lidera la carrera en las primarias republicanas por ahora. Su arrogancia le llevó a afirmar que “podría disparar a la gente en la Quinta Avenida y aún así no perdería votos“.

Donald Trump se considera a sí mismo como “la definición del éxito americano”, aunque no siempre fue así. La ingente fortuna de su padre le permitió comenzar sus negocios en el mundo inmobiliario. Sin embargo, una serie de malas decisiones empresariales en el campo de los casinos y la hostelería llevaron al magnate a rozar la bancarrota a comienzos de los años 90, aunque en la actualidad Forbes estima su fortuna en 4.500 millones de dólares. Su campaña no necesita de financiación externa.

¿Qué hay de sus propuestas? Trump es un conservador proteccionista, quizá por ello tenga una buena relación con Putin, que impone el patriotismo económico en Rusia. Todo su discurso gravita en torno a la idea de la Gran América (léase Estados Unidos).

Vamos a hacer América grande de nuevo y lo vamos a hacer al viejo estilo. Vamos a vencer a China, Japón y México en el comercio. Vamos a vencer a todos esos países que se están llevando nuestro dinero diariamente. No va a suceder nunca más. Tenemos la mejor gente del mundo.Donald Trump, tras ganar en New Hampshire

Además de en el patriotismo -siempre de la mano con la segunda enmienda-, sus promesas se centran durante estas primarias en el campo del trabajo, promoviendo la creación de empleos al poner freno a las exportaciones de China (“Vamos a hacer que Apple fabrique sus malditos ordenadores en EE.UU”), y la inmigración, con su propuesta para levantar un muro en México (obligando además a los mexicanos a pagarlo), o el endurecimiento de las penas por exceder el tiempo máximo de un visado. Sus medidas rápidas a problemas complejos, unidas a posturas casi xenófobas, le llevaron a querer prohibir la entrada a Estados Unidos a todas las personas que sean musulmanas. Propuestas como éstas, unidas a su estilo ofensivo, llevaron a más de medio millón de británicos a firmar una petición para que se prohibiera su entrada en el Reino Unido. En términos generales, su discurso se centra en la economía y la inmigración, siendo mucho más vago en terrenos como el de la educación, la sanidad pública o los derechos de la comunidad LGBT.

Toda su propuesta ideológica se entrelaza además con un descrédito de la política y de los políticos. Podría sonar similar a la postura de Bernie Sanders que ataca el “sistema corrupto” estadounidense. Sin embargo, mientras el candidato a la nominación demócrata propone medidas para fortalecer la política y mejorarla, Trump se muestra como el salvador de una sociedad que no puede confiar en la política y sí en los hombres como él. “La gente quiere la verdad. Creo que está cansada de los políticos. Están cansados de lo políticamente correcto”, asegura.

PROPUESTAS DE DONALD TRUMP
ARMAS Y DEFENSA · ECONOMÍA · DERECHOS SOCIALES · EDUCACIÓN · INMIGRACIÓN
ARMAS Y DEFENSA
  • La posesión ilegal de armas será juzgada en un tribunal federal (que establece una pena mínima de cinco años) en lugar de en los tribunales estatales.
  • Reformar el sistema de salud mental, ya que muchos delitos de armas los cometen personas con problemas psiquiátricos.  
  • No a las restricciones en el tipo de armas que se pueden comprar: automáticas, etc.
  • Permiso nacional de armas que sea válido en todos los estados.
  • Crear un ejército tan grande, fuerte y poderoso que nadie se atreva a atacar a los EE.UU.
  • Aumentar la presencia militar en el este y sur de China.
ECONOMÍA
  • Obligar a China a cumplir la legislación de propiedad intelectual e impedir que obligue a las compañías estadounidenses a compartir su tecnología con el Gobierno.
  • Recuperar el sector industrial americano, poniendo fin a los subsidios a la exportación en China y penalizar la laxa normativa laboral en China.
  • Bajar los impuestos industriales a un tipo fijo del 15% y reducir el nivel de deuda.
  • Hacer frente a la manipulación China de su moneda.   
  • Impuestos cero para quien gane menos de 25.000 dólares.
  • Reducir los siete escalones impositivos actuales a cuatro: 0%, 10%, 20% y 25%.
DERECHOS SOCIALES
  • Revocar “Obamacare” y prestar atención médica a aquellas personas que no puedan permitírselo.
EDUCACIÓN
  • Reajustar y reducir los departamentos federales relacionados con temas educativos y acercar su gestión a un nivel local. 
INMIGRACIÓN
  • Construir un muro en la frontera sur y hacer que México lo pague.
  • Triplicar el número de guardias fronterizos.
  • Expulsar a los delincuentes a su país de origen.
  • Eliminar el derecho a la ciudadanía por nacimiento.
  • Subir el salario mínimo para los visados H-1B obligando a las compañías a contratar a estadounidenses en lugar de a extranjeros. 

*La caricatura destacada en portada sobre las primarias en el Partido Republicano es obra de DonkeyHotey

Caricatura de los candidatos republicanos // Donkey Hotey

Ángel Vila

Ángel Vila

Vigo (España). Graduado en Periodismo por la USC. Máster en Comunicación Política (UCM). Investigador de opinión pública y efectos de los medios de comunicación en la política. Ha trabajado en Faro de Vigo como redactor y editor multimedia. Ver el perfil de Ángel Vila Lago en LinkedIn
Ángel Vila