Cuentistas por naturaleza

El ser humano es cuentista por naturaleza. Las historias dan sentido a la realidad y nos movilizan.

Un cuentista, a los efectos de este artículo, es quien narra historias, secuencias de eventos en torno a una experiencia propia o compartida [1].

Cuentista
Fuente: propia, adaptación de Takao Umehara

Sin embargo, el arte de contar historias no se enseña en las escuelas, sino que se adquiere de manera inconsistente y banal. Permanece latente en el inconsciente. Para despertar tu ingenio cuentista, si quieres conocer cómo construir una historia efectiva y fiel a los hechos, acompáñame en las siguientes líneas.

 

Cuando el tiempo es oro, se advierte la necesidad de concretar el mensaje. Igualmente, que el mensaje sea conciso no implica que pierda parte de su significado. Para ello las historias, la estructura narrativa, y la anticipación al evento comunicativo son cruciales. ¿Cómo construir un relato de éxito? Sigamos los 7 puntos inspirados en los consejos de Lesfrud y Jennings[2]:

1. Empieza por el final. ¿Cuál es la aspiración del protagonista? ¿Qué dificultades le entorpecen su objetivo? ¿Cuál es la situación realista? ¿Y cuál es la situación ideal? En resumen, ¿cuál es tu final feliz? Advertencia para navegantes: la meta ha de ser factible y los obstáculos verosímiles. Ambos han de ser familiares para la audiencia, basarse en valores universales.

 

Fuente propia, adaptación de Iconoci
Fuente: propia, adaptación de Iconoci

 

2. Estructurar para comunicar mejor. Comienza con un evento que sorprenda a la audiencia. Capta su atención desde el segundo cero. A partir de ahí, selecciona otros 6 eventos más que conformen el hilo argumental. Recuerda, menos es más. La capacidad de recuerdo es limitada. Por ello la estructura cuanto más simple, mejor. Tradicionalmente, un relato consiste en 3 fases: inicio, nudo y desenlace. Entre la primera y la segunda, y la segunda y la tercera, se hallan hitos (otros personajes) que incitan al cambio, respectivamente. De la salida de lo cotidiano a la aventura, y de un historial de fracaso a la movilización para alcanzar el sueño definitivamente.

3. La técnica espejo. Al igual que la audiencia se siente atraída por tu relato potencialmente, uno puede sentir lo propio por el relato de otros oradores. Los relatos acompañan a la humanidad desde el principio de los tiempos. Toma historias pasadas como referencia. Su estructura y filosofía universales guiaron el pensamiento de sociedades pasadas y presentes. Aquí es fundamental la capacidad de escucha. Fíjate en su expresión verbal y no verbal. Extrae los ‘insigths’ –estos serán los ladrillos de tu edificación narrativa.

4. Sé auténtico. Las historias biográficas gozan de mayor credibilidad. Huye de la exageración, sé humilde y sincero. Comparte la vulnerabilidad y la capacidad de auto-superación, rasgos comunes con tu audiencia.

5. Cabos sueltos. Los avatares no son siempre evidentes. Los hitos biográficos más relevantes se revelan con el tiempo. Sigue dicha secuencia en la historia. En efecto, algunos episodios solo cobrarán sentido al final del relato. La vida se escribe retrospectivamente. Hasta entonces, muestra el significado de los eventos tal como fueron percibidos en el momento preciso.

6. Acciones, ideas. ‘Storydoing’ es la clave. Una imagen vale más que mil palabras. Ilustra a la audiencia con ejemplos prácticos del relato. Demuestra que además de palabras bonitas, las acciones emprendidas son efectivas. Un vídeo que resuma la experiencia es del todo recomendable. Que apele a los sentidos, vista, oído y tacto, con música, imagen y la piel de gallina.

7. El lema. ¿Cuál es tu bandera? ¿Cuál es la idea faro, mensaje principal o moraleja de la historia? Para transmitirlo comienza la historia con el Reason Why (por qué), es decir, cuál es tu misión y por qué merece la pena escucharla. En el resto de eventos de la narración define el qué y el cómo.

 

Finalmente, para muestra un botón. Horyou es una red social que sirve de plataforma para miles de iniciativas de acción social a lo largo del mundo. En su página web tenemos acceso a un acervo audiovisual de inestimable valor. Uno de los proyectos es ‘Sans A_’ . ’Sans A_’ es un lema y un canal de comunicación. El propósito es concienciar a los conciudadanos parisinos sobre la situación de personas sin techo en París.

 

Llegando al ocaso del artículo os lanzo varias preguntas. ¿Una sociedad cuentista sería una sociedad más democrática? ¿Acaso las historias no responden a la demanda inaplazable de dar sentido a nuestras vidas en todos los niveles? ¿Y si a los ciudadanos se les prescribiera el ejercicio del arte del relato?

La respuesta a estas incógnitas sería harto esclarecedora. Tal vez si compartiéramos relatos, en nuestro entorno más cercano alcanzáramos a dar sentido a los grandes eventos de la sociedad y la política. Tal vez lograríamos una visión más enriquecedora de la sociedad para todas y todos.

 

REFERENCIAS
[1] Brian Boyd (2009): On the Origin of Stories: Evolution, Cognition, and Fiction. Belknap Press.
[2] Lianne M. Lefsrud y P. Devereaux Jennings (2013): Being Entrepreneurial in Your Storytelling: An Institutional Tale. Ross School of Business Working Paper No. 1207

Óscar Rioja
Nos vemos en

Óscar Rioja

Grado en Ciencias Políticas. Máster en Comunicación Política. Apasionado de mi trabajo.
Óscar Rioja
Nos vemos en

Latest posts by Óscar Rioja (see all)