La elección más importante: el Desarrollo Sostenible

El mundo enfrenta hoy múltiples retos, es claro, sin embargo, que el planteamiento de los objetivos para los próximos 15 años facilita la tarea, es decir, una vez hemos identificado las metas será mucho más fácil lograrlas porque sabemos hacia dónde dirigirnos.

Alejandra Velasco Sánchez Politóloga  M.A. Política Internacional. China University for Political Science and Law 中国政法大学, Beijing, China. Actual asesora para el Programa de Cooperación Internacional Cartagena de Indias D.T. y C.
Alejandra Velasco Sánchez
Politóloga M.A. Política Internacional. China University for Political Science and Law 中国政法大学, Beijing, China.
Actual asesora para el Programa de Cooperación Internacional Cartagena de Indias D.T. y C.

Con una población mundial de 7.200 millones de personas que se estima para el 2025 llegar a 8.000 millones, es imposible no detenerse a pensar en los límites de nuestro planeta, en el que casi nos convertimos en intrusos. Esta visión del mundo no puede por ningún motivo ser pesimista sino, que, por el contrario, debe convertirse exactamente en un punto de orientación de la actividad humana y de la actividad de los gobiernos a nivel mundial y local.

La nueva perspectiva de desarrollo sostenible, una teoría científica y normativa (ética), sustentada en tres pilares: el desarrollo sostenible, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental, presenta un enfoque holístico del cómo abordar los mayores desafíos de nuestra generación.

Tras la ratificación del acuerdo de parís el pasado 4 de octubre de 2016 se crea un punto de inflexión en el camino por superar uno de los retos más grades y complejos que enfrentamos como humanidad: lograr un desarrollo sostenible.

Cartagena de Indias ha orientado su plan de desarrollo 2016-2019 hacia su crecimiento sostenible. Este proyecto de ciudad y el Plan 4C, que fue concebido con el propósito de alcanzar una Cartagena Competitiva y Compatible con el Cambio Climático a 2040, siendo el primer plan de cambio climático en Colombia y el primero en presentar un modelo articulado entre una agencia de inversión y un gobierno local en Latino América, son ya, logros importantes de la ciudad.

Enmarcado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el objetivo número uno debe ser la erradicación de pobreza extrema en la ciudad: aún más de 262 mil personas en Cartagena viven en condiciones de pobreza y más de 40 mil en indigencia. Las nuevas prácticas y políticas sostenibles deben encaminarse a comprender la naturaleza de la desigualdad y alcanzar un desarrollo económico incluyente socialmente.

La exigencia de lograr un desarrollo sostenible apela a cambios en el comportamiento de los ciudadanos, conciencia pública y responsabilidad a nivel político e individual. Por esta razón el tema del desarrollo sostenible debe permanecer en el colectivo como una demanda de la sociedad actual y como una herramienta para encontrar nuevas formas de garantizar la emergencia de una amplia clase media y oportunidades para los hijos de familias pobres, que permita romper la trampa de la pobreza.

En esa misma evaluación holística del ser humano que propone la del desarrollo sostenible, el capital social de la ciudad cumple un factor determinante en lo que podamos, como ciudadanos, lograr. La calidad del entorno social y la comunidad deben fortalecerse para acompañar el proceso; y este es uno de los principales retos en el que debe trabajar la ciudad: la recuperación de sus redes sociales y de confianza.

Los gobiernos corruptos, la ausencia de ley y la impunidad han menoscabado el capital social de la ciudad, que permita la confianza en los mismos ciudadanos y en el gobierno, como actores capaces de tomar el tipo de decisiones cruciales que se necesitan para revertir malas políticas, insolvencia financiera y mala gobernanza.

La ciudad debe, con políticas públicas y con ciudadanos que las exijan y voten por ellas, crear correctivos sobre externalidades, que eviten que lleguemos a la tragedia de los comunes (como la llamó Garrett Hardin) por medio de correctivos fiscales, marcos normativos rigurosos y la creación de instituciones sociales que vinculen a la comunidad en experiencias sostenibles. Nos encontramos en un momento donde se deben tomar decisiones y hacer elecciones determinantes en el futuro de la humanidad.

Este, es un deber moral y una responsabilidad que nuestra generación tiene con quienes serán los peores afectados si la elección que se hace es otra, pues estos no pueden votar, no se mueven en redes sociales, no dan discursos ni opinión: ¡No han nacido!

desarrollo sostenible

Firma invitada

Firma invitada

Las firmas invitadas corresponden a colaboradores expertos en comunicación y cualquiera de sus ámbitos de influencia.
Firma invitada