El futuro se vuela

Es cierto que la política es un tema que a priori crea rechazo: parece aburrida, lejana, incomprensible. Pero esta idea pesa más todavía en el colectivo de los jóvenes. A gran parte de la sociedad le parece que la juventud vive desapegada de la realidad en la que vive: son sujetos pasotas a los que no les afecta nada. El resto piensa que en ese colectivo está el futuro, la generación más preparada que nunca ha habido en España.

Wikimedia Commons // Opaline2000 - Own work.
Wikimedia Commons 

Sin embargo, hay jóvenes a los que les gusta la política, que creen en los políticos y que respetan a las instituciones. Cada vez que hay unas elecciones esos jóvenes están convencidos de que ir a votar es necesario.

El 24 de mayo se celebraron elecciones en trece autonomías y en más de 8000 municipios y el partido peor parado ha sido el Partido Popular (PP): ha perdido todas las mayorías absolutas que tenía en comunidades, excepto Ceuta; pero además ha perdido ciudades tan importantes como Valencia o Madrid, feudos populares desde hacía dos décadas. ¿Han tenido algo que ver los jóvenes en este descalabro para el PP?

El popular Mariano Rajoy lleva cerca de tres años y medio al frente del Gobierno de España, y durante este tiempo se ha batido un récord: se han producido más manifestaciones que nunca en la democracia española (funcionarios, profesionales de la sanidad, de la educación, colectivos sociales, sectores económicos…)   Concretamente durante su primer año en el poder, este gobierno acumuló más de 36000 manifestaciones y concentraciones.

Cuando Rajoy entró a La Moncloa lo respaldaron más de siete millones de personas, otorgándole así una mayoría absoluta. Sin embargo, tres años después se han esfumado dos millones y medio de votos en las elecciones de mayo. Muchos sectores de la población le han dado la espalda a un gobierno que no ha sabido estar a la altura. ¿También le han castigado los jóvenes?

Si se analizan las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que recogen la intención de voto de los españoles —en enero, abril, julio y octubre—  desde el comienzo de la legislatura hasta la más reciente, la del mes de enero de 2015, se observa algo cuanto menos sorprendente. En enero de 2012, un mes después de tomar el poder, un 27% de los jóvenes menores de 30 años se declaraba votante del PP. Tres años después, sólo un 3’9% confiesa seguir votando esas siglas.

Por lo tanto, los jóvenes también han dado la espalda al gobierno de Mariano Rajoy. Así lo demuestran los barómetros desde que éste arrasara en las urnas: una pérdida de puntos porcentuales continua. Para ser exactos, solo se recupera algunas décimas en algún mes. Este es el gráfico que refleja la intención de voto de los jóvenes españoles al PP desde enero de 2012.

Fuente: elaboración propia a partir de los datos del CIS.
Fuente: elaboración propia a partir de los datos del CIS.

Es fácilmente deducible que el colectivo de los jóvenes sí ha contribuido a la caída del PP. El gráfico anterior solo refleja a los menores de 30 años, pero el 24 de mayo dejó claro que no es solo la juventud la que suspende la gestión de los populares en el Gobierno de España.

También se puede extraer de lo anterior que no es del todo cierto que la juventud sea un colectivo pasota, pues de ser así no hubiera castigado la gestión de Mariano Rajoy; es por tanto un colectivo crítico. Desde el PP deben tener estos datos sobre la mesa por un simple motivo: perder cerca de tres millones de votos es un problema, pero si gran parte de ese voto es joven y prácticamente solo menos de un 4% de los jóvenes tiene intención de votarte, es otro problema bastante más grave.

Sin jóvenes no hay futuro; como se ha dicho es una de las generaciones mejores preparadas de la historia. En parte, están teniendo que buscarse una salida fuera de las fronteras españolas. El futuro se vuela: los jóvenes ya no votan al PP. Su voto se va a nuevos partidos como Ciudadanos, o directamente a la abstención. Y un partido como el Partido Popular no saldrá muy bien parado en las próximas elecciones generales de noviembre si no consigue atrapar la confianza y el voto de los jóvenes.

Carlos López

Carlos López

Santa Pola (Alicante). Licenciado en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.
Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política por la Universidad Complutense de Madrid. Becario en la Secretaría de Movimientos Sociales del PSOE, Madrid. 
Carlos López

Latest posts by Carlos López (see all)