Así son los votantes en Galicia ante las elecciones del 25S

Buena parte de lo que suceda con el futuro gobierno de España se juega en Galicia. También el PP se juega mucho, conservar la última de las mayorías absolutas antaño habituales en España y que ahora solo sobreviven en la Xunta de Galicia. Los gallegos, al igual que los vascos, votarán este domingo para elegir a los diputados y diputadas de su máximo órgano de representación, el Parlamento de Galicia.

La mayoría de encuestas sitúan al Partido Popular de Alberto Núñez Feijóo en la mayoría absoluta, sería la tercera del líder popular. Por su parte, desde En Marea, la coalición de Anova, Esquerda Unida, Podemos, Equo y las Mareas, llaman a la esperanza y aseguran que “la ilusión no la miden las encuestas”. La confluencia gallega, liderada por el juez Luis Villares comenzó con mal pie y la casi ausencia de Podemos del partido instrumental y termina la campaña entre el fuego cruzado de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Sin embargo, las encuestas los sitúan en segunda posición y tocando la Xunta de Galicia en caso de que el PP pierda la mayoría absoluta. El PSOE, por su parte, viene de un calvario de primarias que terminaron con la victoria de Xoaquín F. Leiceaga, proclive a un pacto con En Marea y BNG en un hipotético escenario postelectoral en el que la suma les permite expulsar a Feijóo de San Caetano. Sin embargo, no cuenta con el apoyo del poderoso alcalde de Vigo, Abel Caballero, que se resiste a apoyarlo con todo el potencial de su mayoría absoluta en la ciudad. El BNG termina la campaña in crescendo tras una buena actuación de su líder, Ana Pontón, en el único debate televisado. Eso sí, paga su negativa de no formar parte de las Mareas y puede acabar por perder incluso el grupo parlamentario. Por último, Ciudadanos parece un mero espectador en Galicia, territorio en el que su implantación es más que complicada.  Una candidata llegada desde Madrid y que no es capaz de articular una frase en gallego parece una elección poco hábil.

Con este contexto, y con todos sus fallos y limitaciones, ¿cómo se comportan los gallegos ante estos comicios en los que todos tienen la vista puesta? ¿Qué nos dice el CIS pre-electoral que daba la mayoría absoluta al PP de Feijóo?

Para comenzar, analizamos, como es habitual, la percepción de la situación económica y gallega. El actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, busca centrar el marco en su gestión económica, diferenciándose de la izquierda como un “buen gestor” que ha hecho que “Galicia viviera la crisis mejor que otras comunidades autónomas”. Y le ha funcionado. Es mayor el número de gallegos que consideran que la situación económica en Galicia es “buena o muy buena” que la de los que piensan que es “mala o muy mala”. Eso sí, la amplia mayoría cree que es “regular”. Pero lo más llamativo es que los gallegos consideran que Galicia tiene una mejor situación económica que España.

idv_eco_2_gz

En general, la balanza positiva se inclina hacia Galicia y la negativa hacia España. Y sin embargo, la valoración de la gestión de la Xunta de Galicia está muy polarizada. Mientras el 29,5% califica estos últimos 4 años del gobierno gallego como “buenos o muy buenos” otro 29,8% piensa que han sido “malos o muy malos”. El 39,5% cree que la gestión ha sido regular. Así todo, el 36,4% valora positivamente la gestión de Núñez Feijóo, mientras que solo el 29,3% lo hace negativamente. Es por ello que el Partido Popular oculta sus siglas en la campaña y se centra en la figura del presidente, por cierto, como ya hiciera en 2012. Como decimos, el PP se llevaría la absoluta, según el CIS, con una estimación de voto del 44,9%, En Marea sería segunda fuerza con 19,9%, mismo porcentaje que el PSdeG-PSOE. BNG sería cuarto con el 5,3% de los votos y Ciudadanos, quinto, al quedarse en el 4,6%. Esto según la cocina del CIS, pero analicemos a continuación los datos de la intención directa de voto, es decir, lo que dicen los ciudadanos que van a votar. Sin una posterior corrección en base a proyecciones pasadas y futuras.

Momento de conocer los tópicos y ver si el CIS los certifica o reniega de ellos. ¿Es el PP el partido de los jubilados y En Marea el de los jóvenes? En parte, así es. En Marea ha conseguido conquistar a los menores de 34 años. La confluencia de Anova, Esquerda Unida, Podemos, Equo y las Mareas se sitúa como el primer partido en intención de voto entre los votantes situados entre los 18 y los 34 años. El PP, por su parte, se lleva al resto, arrasando entre los mayores de 64 años con más del 40% de la intención de voto, mismo caladero de votos donde se hunde En Marea.

idv_edad2_gz

 

Y los estudios, ¿afectan a la hora de decidir el voto? El 42,9% de las personas sin estudios vota al Partido Popular mientras que Ciudadanos o En Marea no reciben más del 3% de los votos de este grupo social. Al igual que el PNV en Euskadi es el partido hegemónico en todos los grupos. El PP de Galicia es el más votado independientemente del nivel de estudios. Eso sí, a mayor nivel de estudios, más votantes se decantan por En Marea. Mientras que el PSOE se encuentra más cómodo entre los votantes con bajo nivel de formación. A menor nivel de formación, mayor apoyo para el tradicional bipartidismo, a mayor nivel, mayor para En Marea. Ciudadanos es prácticamente testimonial en todos los gráficos.

idv_estudios_gz

 

El nivel de estudios es un indicador socioeconómico como lo es la situación laboral. ¿Castigan los parados la gestión del PP? La respuesta es clara y tiene mucho que ver con la variable de edad. Si la mayoría de jóvenes daban su voto a En Marea y los mayores de 65 lo hacían al PP, en este caso, las variables están correlacionadas. Los parados, no olvidemos que el paro afecta enormemente a los jóvenes, optan por En Marea, mientras que la mayoría de jubilados prefiere al Partido Popular. Llama la atención la desconfianza que produce la confluencia en torno a Luis Villares entre los pensionistas y jubilados. Menos de un 10% de estos votarían a su candidatura. Al igual que en el resto de variables, PP y En Marea se quedan muy por encima de las otras opciones políticas, veremos si se cumple o no el 25-S.

idv_laboral_gz

Precisamente resulta curioso que En Marea tenga tal nivel de voto entre las personas con trabajo doméstico no remunerado cuando su intención de voto entre mujeres –tradicionalmente asociadas a este grupo– cae notablemente con respecto a los hombres. Caso contrario al que le sucede al PSOE que, como viene siendo habitual, goza de mayor apoyo femenino que masculino, aunque es muy similar. Tener una candidata mujer no le sirve al BNG y a Ciudadanos para aumentar su apoyo femenino que también es inferior al masculino.

idv_sexo_gz

¿Es el PP un partido del rural y la izquierda la fuerza de las ciudades? Sí y no. No, porque el Partido Popular es el hegemónico entre todos los votantes, independientemente de donde vivan. Y sí, porque en poblaciones de más de 10.000 habitantes el PP pierde fuerza y aunque se sitúa como primer partido se queda por debajo del 30%. En otras palabras, la izquierda suma junta más que la derecha de PP y Ciudadanos, situación que no se da en los pueblos del rural gallego.

idv_rural2_galicia

La intención directa de voto por ciudades nos permite ver el juego que se establece entre el gobierno municipal de cada ciudad y la intención de sus votantes en las elecciones al Parlamento de Galicia. En primer lugar, es paradigmático el caso de Pontevedra. A priori, capital de provincia y con un gran peso de funcionarios, podría decantarse hacia la balanza popular. Sin embargo, la ciudad está gobernada por el BNG y recordemos que el pleno municipal nombró persona non grata a Mariano Rajoy. La ciudad vive en pleno debate tras la polémica ampliación de la concesión a la papelera ENCE. Dicho esto, es la única ciudad en la que según el CIS ganaría En Marea y además el Bloque sería segunda fuerza. Parece difícil que esto se produzca ya que en 2012 el PP cosechó más del 30% de los votos, pero al menos, indica una clara tendencia del efecto del gobierno nacionalista en la ciudad. El BNG hundido en las encuestas, no lo está en Pontevedra, casi su último bastión.

Otro dato curioso viene desde Vigo. La ciudad está gobernada por una mayoría absolutísima, la única de las grandes ciudades gallegas, del socialista Abel Caballero. El PSOE fue segunda fuerza en 2012. Sin embargo, Caballero se enfrentó duramente al candidato socialista por “imponer” su lista, que no era la apoyada por el alcalde de Vigo. El boicot a Leiceaga (candidato socialista a la Xunta) sobrevoló la ciudad olívica y según el CIS se cumpliría al verse superado el PSOE por En Marea.

idv_ciudades2_gz

El 77% de los gallegos dice no considerarse nacionalista. Solo el 20,1 se autodenomina así.  El 68% se siente tan español como gallego, el 16,3% dice ser más gallego que español y el 4% más español que gallego. ¿Cómo afecta este sentimiento al voto? Resulta curioso que un 22,8% de los nacionalistas dice votar al Partido Popular, más que los que votan al Bloque Nacionalista Galego. Probablemente estos datos están fuera de contexto, pero no es menos cierto que el PP de Galicia hizo gala durante años de su carácter galeguista con el sector “de la boina”. Hoy, sin embargo, ha perdido buena parte de ese ADN. En Marea también recoge gran parte del voto nacionalista. PP y PSOE se llevan a la mayoría de no nacionalistas por su parte.

idv_nacionalismo_gz

Ángel Vila

Ángel Vila

Vigo (España). Graduado en Periodismo por la USC. Máster en Comunicación Política (UCM). Investigador de opinión pública y efectos de los medios de comunicación en la política. Ha trabajado en Faro de Vigo como redactor y editor multimedia. Ver el perfil de Ángel Vila Lago en LinkedIn
Ángel Vila