Hay Marea: municipalismo como arma en Podemos

Durante la jornada del sábado 28, A Coruña se convirtió en la capital del “cambio”. En la plaza fuerte de las “Cidades Rebeldes”, una de las principales bazas de Podemos para conseguir el objetivo que, a pesar del efecto suflé demoscópico, tienen desde hace más de año y medio: Ganar las elecciones.

Si bien a día de hoy la victoria podría parecer poco realista, lo cierto es que la dirección del discurso no ha cambiado. A pesar de aquellas lapidarias declaraciones de Carolina Bescansa en octubre: “no estamos preparados para ganar las elecciones”, —con todas las consecuencias psicosociales que esta afirmación genera en una opinión pública in fieri de cara a las generales—, Podemos ha encontrado en las Mareas su punto de apoyo en el camino hacia el #20D. Con el “cambio de la gente común” como eje transversal de ese discurso y aun con las encuestas en contra, la idea de la precampaña no es otra que la de “salir a ganar”.

Y el primer tanto de campaña se logró ese 28N en Coruña con la puesta en escena. En comunicación política el escenario puede ser el todo o la nada. Es un juego de expectativas: si uno alquila el Palacio de Vistalegre pensando que va a ‘reventar’ aforo en Madrid y, finalmente, aparecen 9.000 personas, es un ‘fracaso’ (entendiendo la proporción). Pero llenar un recinto de 1.500 personas hasta los topes en una ciudad como Coruña, un sábado por la tarde, con la gente haciendo colas para escuchar a Ada Colau, Xulio Ferreiro o Kichi, es la crónica de un triunfo anunciado. Si bien es cierto que, en esta ocasión, el primming mediático ha sido en parte responsable de este lleno. Es el mantra de “mejor que hablen mal de uno que que no hablen”. Mientras que a la concentración de ese mismo día a las 12 contra la guerra (con los mismos protagonistas) acudieron unas 100 personas, al acto #CidadesRebeldes —anunciado en radio y prensa de influencia en el área metropolitana de A Coruña—  se acercaron unas 1.500. La varita mediática. Las redes sociales hacen mucho, sí, pero Galicia todavía tiene sus ‘follas parroquiais’. La opinión publicada sigue teniendo un peso fundamental en el ideario colectivo y los medios de comunicación tradicionales, aquí, mueven montañas.

Portada impresa de La Opinión de A Coruña del 28 de noviembre
Portada impresa de La Opinión de A Coruña del 28 de noviembre

Claramente, y por situar en Galicia uno de sus bastiones “municipalistas” debido al éxito de As Mareas, un acto como el del 28 sienta un precedente en la campaña de Podemos. En palabras del dirigente de la formación, Íñigo Errejón, poco después del acto de A Coruña: Galicia va a ser decisiva para el cambio político en las generales”. En el debate a tres de El País, Pablo Iglesias volvía a hacer alusión a la importancia del municipalismo: “las administraciones más importantes son los ayuntamientos. Los trabajadores públicos más cercanos a la gente son los de los ayuntamientos”.

Claves discursivas

En primer lugar, y poniendo el foco en los discursos de los ocho protagonistas del sábado 28, hay que destacar el carácter permanente que han tomado las campañas electorales. Cada vez más se está abandonando ese concepto premoderno de la campaña breve ad hoc. Actualmente, la sociedad vive en constante campaña, y la comunicación política se ha adaptado a un uso constante del lenguaje exhortativo que exige técnicas de marketing político de toda clase. La emoción y la razón se fusionan (con predominancia de la primera) en grandes productos fabricados para lograr votos diariamente en función de la volatilidad tanto de las agendas como de los issues. Así se entiende, por ejemplo, el uso de ciertos significantes en función del frame en el que se siente más cómodo el político:

 Pero para entender el enfoque municipalista, ha sido necesario analizar en profundidad no solo elementos del lenguaje. También la comunicación no verbal, el manejo de los silencios y la puesta en escena de cada uno de los ocho protagonistas. De ese análisis, se extraen tres importantes claves:

    • La gente del cambio común: tal y como se observa en los datos, ‘gente’, ‘común’ y ‘cambio’ han sido tres de los significantes más utilizados durante los discursos de los ponentes. Si bien es cierto que algunos, como Martiño y Xulio, han tratado de orientar el discurso en clave más territorial para tratar de trabajar la identificación con cierto electorado que se le puede ir por el nacionalismo hacia Nós-Candidatura Galega, rival por la izquierda nacionalista en Galicia, el eje central del lenguaje utilizado es la gente normal, común; los de abajo, la ciudadanía.
    • La mujer como protagonista: en este ámbito, Ada Colau destacó de forma abrumadora sobre el resto. A pesar de que todos, en mayor o menor medida, hicieron referencia a la importancia de la mujer como protagonista del cambio político, fue la alcaldesa de Barcelona la que logró establecer ese punto extra de empatía, esa relación equivalente con el tema de la conciliación, lo cual se dejó notar entre el público, que se sintió completamente identificado con el relato que Colau desarrolló sobre el escenario.

 

  • Storytelling, David vs Goliat: el tercer elemento a destacar ha sido el del relato. Todos los ponentes hicieron referencia a esa lucha maniquea entre “los de arriba y los de abajo”, “ellos y nosotros”:
    • Martiño Noriega: “Fomos a un proceso electoral con todo en contra, e gañamos”
    • José María González Kichi: “Todos nosotros somos David… porque ellos son Goliat. Y si nosotros somos David, nuestra honda es la democracia”.
    • Rita Maestre: “Reivindico el derecho a seguir siendo humanos; no somos políticos de cartón piedra, ni productos de marketing”.
    • Ada Colau: “No me molesta ir en clase turista con la gente porque yo soy gente. Nosotros no tenemos el poder económico ni mediático, pero tenemos la fuerza de la gente”.
    • Xulio Ferreiro: “Cando todos eles [poderes fácticos] enchen páxinas de xornais para desprestixiarnos, nós pensamos, estamos facendo o que debemos. Porque nós somos os mariñeiros do cerco galego, os da Praza das Atochas e non de Millán Astray, somos a xuventude que ten que emigrar, como emigrou Neira Vilas. 

En general, podría decirse que Pablo Iglesias ha encontrado en En Marea (Galicia) un fuerte desde el cual propulsarse hacia el resto del Estado. Con Barcelona, Madrid, Zaragoza o Valencia como importantes aliados, Podemos ha generado esa “red” a la que aludían algunos de los alcaldes de “Cidades Rebeldes”, claves en la posible remontada de la formación a nivel estatal. Pero España es muy extensa, el rural es importante y, con la ley electoral actual, el peso de las circunscripciones provinciales hace que las capitales no sean suficientes para ganar. En apenas unas horas comienza la verdadera campaña y se podrá ver si, realmente, Podemos se lo juega todo a la carta del municipalismo. Empieza el espectáculo.

Sergio Casal
Conectemos

Sergio Casal

Asesor en Comunicación Institucional at Diputación de A Coruña
Oleiros (España). Periodista (USC), especializado en Estudios Avanzados de Comunicación Política (UCM). Actualmente, asesor de Comunicación en Diputación de A Coruña y estudiante de Ciencia Política y de la Administración (UNED). Escríbeme a sergio.casalf@gmail.com
Sergio Casal
Conectemos

Latest posts by Sergio Casal (see all)