Derecha vs. Izquierda: el eje vuelve para la investidura

En las últimas horas de las negociaciones para lograr su investidura, el líder socialista, Pedro Sánchez, sigue intentando aunar a Podemos y las fuerzas de izquierda para sumar votos. Tras conversar con Ciudadanos —en campaña electoral, “las derechas”— incluso acepta su reforma exprés de la Constitución.

El acuerdo inicial con Ciudadanos ha sido respaldado ampliamente por la militancia socialista. Pero el texto dejaba abierta la posibilidad de alcanzar nuevos acuerdos, así que el líder del PSOE lo sigue intentando. “Por nosotros que no quede”, ha expresado.

La aritmética electoral, la altura de miras, escoger el mal menor… Son muletillas en las que podría sustentarse cualquier acuerdo final para la investidura. También un pacto que, en tesituras distintas, sume apoyos a Sánchez desde la izquierda (cada vez más complicado) y desde Ciudadanos. La “transversalidad” que reclamaba el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, tras la extensa primera reunión entre las cuatro fuerzas progresistas.

Y en este juego de malabares por la investidura se ha producido un ¿inesperado? cambio de táctica electoral. Cada partido abandona o recurre al eje tradicional de ubicación ideológica Derecha-Izquierda según le interesa. Y en esta elección no cabe, tampoco, esperar demasiada coherencia.

izquierda

logo-psoeEl aspirante a presidente del Gobierno y los representantes socialistas, que insistieron durante la campaña electoral en distanciarse de “las derechas” de Ciudadanos, han optado por alejarse del eje Derecha-Izquierda en las jornadas en las que se juegan su investidura. Ahora recurren al concepto de “transversalidad”, es decir, mirar a izquierda y derecha, para poder sumar. Y evitan señalar a Rivera como el compañero de Rajoy en la derecha. Como planteamos en el análisis ¿A quién prefiere el votante de centro en España?, el partido naranja es percibido por los españoles como una opción más centrada que Podemos, que se entiende como un partido claramente de izquierdas. En este sentido, y en línea con la idea de la transversalidad, la intención de los socialistas ahora es reforzar la imagen de “centro” del partido de Rivera y del suyo propio.

podemos cuadradoLos creadores del eje “Arriba-Abajo”, apenas recurren ahora a ese esquema e insisten en marcar las diferencias ideológicas en los términos tradicionales. La alternativa, el cambio para el país, ya no es “un país de la gente”, sino una coalición “de izquierdas” y “de progreso” en el Gobierno. Pablo Iglesias era contundente en la rueda de prensa ofrecida en la tarde del martes pasado: “O mirar a las derechas o mirar a las izquierdas”. Estas son, según el líder de Podemos, las alternativas excluyentes entre las que debe elegir Pedro Sánchez. Y, en principio, eligió a Ciudadanos. En el juego para tratar de hacer valer la superioridad en las urnas del partido morado sobre  Ciudadanos, los de Iglesias han dejado de lado su discurso de “la casta y la gente” para centrarse en la defensa de las políticas sociales por encima del neoliberalismo de “las derechas”.

2000px-Ciudadanos-icono.svgLos de Albert Rivera han hecho suyo el discurso de la regeneración política y de la unidad de España. De esta manera, no tienen la necesidad de apelar de manera explícita al eje tradicional de ubicación ideológica, sino que se mueven en un discurso diferente, en el que insisten en su voluntad reformista.

logo-unidad-popular-vertical-CMYK

Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida-Unidad Popular, insistió durante la campaña electoral en presentar el único proyecto “nítidamente de izquierdas”. Defensor del tradicional eje entonces, ahora deja espacio en su discurso al eje Arriba-Abajo. Tras el anuncio de un acuerdo inicial entre PSOE y C´s, el político malagueño reclamaba a Sánchez en su página de Facebook que decida “si está con las clases populares o con el IBEX-35″.

Los resultados en las urnas y la compleja aritmética electoral han terminado por desvelar las cartas tácticas de cada formación en relación con el posicionamiento de la ubicación ideológica y el lugar que reservan en esta escala para los demás. Estos cambios demuestran cómo los discursos y las estrategias se adaptan necesariamente a las circunstancias y revelan los intereses que esconden los medidos discursos políticos en cada momento. No hay expresiones ingenuas ni inocentes. La apuesta por unos términos u otros, por unos ejes u otros, nunca es casual.

Laura Carnicero

Laura Carnicero

Zaragoza (España). Graduada en UniZar. Actualmente, en Heraldo de Aragón. Antes en El Periódico de Aragón y Cadena SER Aragón. Máster en Comunicación Política por la UCM. Análisis de encuestas e investigadora de las percepciones ciudadanas de la mentira política. Apasionada de los periodos electorales. En lcarnicero@politizen.info y @laucarni
Laura Carnicero