El lado oscuro de las encuestas electorales

A veces, el lado oculto es el que más claves nos revela. En las encuestas, también. Cada poco tiempo, las portadas se ven inundadas por  un  mar  de  colorines  que invaden la agenda mediática. Los datos de estimación e intención de voto cada vez que se publica un CIS o una encuesta de Metroscopia copan la información nacional y los diarios nos ofrecen una instantánea de la situación política, pero: ¿Qué hay de la abstención y la indecisión? ¿Refleja la estimación de voto de forma fiel su efecto sobre el posible mapa político postelectoral?

Como en cualquier encuesta, depende. Lo normal es que cada uno le otorgue la credibilidad que estime oportuna. Si bien es cierto que los datos de intención directa de voto suelen ofrecer una captura fiel del momento político, —que se lo digan a Ciudadanos en las encuestas tras los resultados en Cataluña— la estimación está más sujeta a sospechas de politización, intereses detrás de las empresas demoscópicas, etcétera. Un dato interesante se deduce tras observar con calma los datos de posible abstención e indecisión si se quiere obtener una idea de cómo estas dos variables afectarían a los partidos políticos en unas hipotéticas elecciones generales.

Como se puede apreciar en los gráficos, la abstención bajaría de forma drástica con respecto a otros períodos, a pesar de que la indecisión sigue una tendencia más o menos estable (con un lógico repunte en octubre, cuando más cerca estamos de las generales). Teniendo en cuenta los datos de intención de voto a los partidos, podríamos extraer que un gran porcentaje de personas que, en principio, no tenían pensado movilizarse para votar, sí que lo harán. Muchas de estas personas serían votantes de los partidos que más intención han recuperado (PP y PSOE), por lo que una buena parte del llamado ‘voto oculto’ estaría saliendo ya a la superficie. Otra buena parte de estas personas que han cambiado de parecer en cuanto a la abstención, iría al grupo de personas que no tienen decidido su voto, de esta forma se explica que el porcentaje de los indecisos se mantenga tan estable con respecto hasta incluso superar el 20% a las puertas de los comicios. Y ahí está la cocina, con fórmulas también controvertidas, establece un posible escenario político final, calculando los datos de los indecisos que, en la mayor parte de las ocasiones, tienen un voto volátil, cuya orientación puede variar en función hasta de lo guapo/a que sea el candidato. Está claro: la indecisión es una bomba electoral.

Y de ahí la principal crítica. Ya se ha demostrado en los últimos comicios municipales de mayo que los indecisos pueden dar elecciones. Ha sucedido en Santiago de Compostela, y —salvando las distancias con otras variables como la edad (principalmente)—, han sido importantísimos en Madrid. Se abre el debate: Si la gente tiene tan decidido su voto, ¿qué puede solucionar una campaña electoral en dos semanas? Todo. En los detalles está la clave. Cada aparición (o ausencia) televisiva, cada declaración en cada contexto. Queda demostrado esto tras el repunte de la indecisión en este último barómetro del CIS: más apariciones en los medios, más declaraciones, más información sobre los programas y las propuestas = más opciones y, en definitiva, más indecisión. Empieza la carrera por la Moncloa y, hasta el 20 de diciembre (jornada de reflexión incluida), cada gesto da y quita votos, porque la volatilidad en la intención de voto del electorado de los cuatro principales aspirantes es mayor que nunca (no hay más que ver la serie temporal, ratificada por el último dato de ese 22,2% de personas que no saben lo que votarán).

En Politizen, estaremos atentos para aproximarte todos esos detalles que decidirán hacia qué lado de la balanza se irá ese total de votantes indecisos tan ‘apetitoso’ para los partidos, en plena precampaña. Queremos ser protagonistas, como ciudadanía, pero también como profesionales de la comunicación política, en estas elecciones que están llamadas a ser las más importantes de los últimos años.


Te dejamos este interesante vídeo de Metroscopia sobre cómo se ‘cocinan’ los sondeos electorales.
Sergio Casal
Conectemos

Sergio Casal

Asesor en Comunicación Institucional at Diputación de A Coruña
Oleiros (España). Periodista (USC), especializado en Estudios Avanzados de Comunicación Política (UCM). Actualmente, asesor de Comunicación en Diputación de A Coruña y estudiante de Ciencia Política y de la Administración (UNED). Escríbeme a sergio.casalf@gmail.com
Sergio Casal
Conectemos

Latest posts by Sergio Casal (see all)