‘Madrid Versión Original': los medios se defienden

El lanzamiento por parte del Ayuntamiento de Madrid de la web ‘Madrid Versión Original’ ha generado un debate en torno a la libertad de expresión y el papel que las instituciones públicas pueden tener en relación a los medios de comunicación. Según la información de la propia página:

“Madrid Versión Original es uno de los canales del Ayuntamiento de Madrid que ofrecen información sobre la actividad municipal directamente a la ciudadanía. Esta web, creada por la Dirección General de Comunicación del Ayuntamiento de Madrid, permite a la ciudadanía y a los medios de comunicación encontrar la información original que dio lugar a una noticia que en su recorrido se ha modificado y contiene afirmaciones inexactas o matizables”.

Lo cierto es que ‘Madrid Versión Original’ ha sido recibida con un aluvión de críticas desde los medios. Prácticamente todos los periódicos y televisiones mayoritarios han mostrado una dureza excepcional contra la nueva web, llegando a relacionarla con métodos dictatoriales, algo que parece excesivo si tenemos en cuenta que lo único que hace es dar la versión del Consistorio madrileño sobre temas que han aparecido en los medios, sin que se impida a éstos publicar libremente su visión sobre los mismos.

Captura de pantalla de 'Madrid Versión Original'. Elaboración propia.
Captura de pantalla de ‘Madrid Versión Original’. Elaboración propia.

A continuación, vemos como han tratado los editoriales de los principales diarios generalistas  el lanzamiento de la web:

La Razón, en La ley ‘mordaza’ de Carmena,  afirma que “existe una obsesión por controlar los medios de comunicación y utilizarlos como meras terminales del poder.

 El Mundo, en ‘La web de la verdad’ es una herramienta de presión y desprestigio hacia la prensa:

“La iniciativa de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de poner en marcha una web de la verdad que desmienta informaciones publicadas que considere falsas o inexactas ahonda en esa nociva desconfianza del entorno de Podemos hacia la prensa libre. Es muy desafortunada porque puede ser utilizada para señalar a periodistas y como advertencia a los medios. Se trata de una intolerable herramienta de propaganda, presión y desprestigio desde el poder”.

ABC sube el nivel de hostilidad con su editorial Acoso totalitario a la prensa:

“La ‘página de la verdad’ creada por Carmena es una burla perpetrada con ánimo amordazante. Más parece una página de la vergüenza”

El País, en Manuela Carmena se equivoca, también muestra su oposición a la web, aunque con un vocabulario más moderado:

“Conviene que Manuela Carmena reconsidere la web lanzada por el Ayuntamiento madrileño y la reoriente seriamente o la retire”.

Cabe preguntarse por qué tanta animadversión hacia una iniciativa parecida a otras puestas en marcha por otros organismos públicos como la Comisión Europea, que tiene una web similar para desmentir noticias erróneas.

La reacción enérgica del gremio periodístico constituye una defensa de los actores del campo mediático de su autonomía frente al poder político, un intento de defender su posición como intermediarios entre representantes y ciudadanos y su privilegiada capacidad para definir la realidad. De ahí la hostilidad, los medios de comunicación hegemónicos se han sentido amenazados ante el establecimiento, totalmente legítimo, de un canal de comunicación directo con los ciudadanos  por parte del Ayuntamiento de Madrid.

El campo mediático español se muestra receloso de su autonomía ante cualquier posibilidad, por remota que sea, de injerencia del campo político que disminuya su poder de influencia sobre la opinión pública. Frente a la política los medios tienen mayor capacidad de resistencia que la que han mostrado frente al poder económico.

Los tertulianos y los periodistas de los principales periódicos y  televisiones han defendido su lógica con fuerza, transmitiendo la falacia de que todos los miembros de la profesión están en contra de la web .Para ello, se han servido de las declaraciones de la presidenta de la asociación de periodistas FAPE, que ha manifestado que la web tiene un “halo de censura”, y de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que a pesar de reconocer en un comunicado que “el Ayuntamiento de Madrid está en su derecho de crear un medio de información, tal y como establece el artículo 20 de la Constitución”, solicita que “rectifique y retire la mencionada página web”.

Sin embargo, ha sido en los medios de Internet, menos dependientes del poder económico, donde más periodistas se han pronunciado a favor de la nueva web del Ayuntamiento de Madrid y de su derecho a defenderse de informaciones falsas o inexactas. Además, otras asociaciones como la  Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) han defendido el derecho de la Corporación a establecer “una herramienta de comunicación que se enmarca en la Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno”. Esta organización tacha de “desmesuradas” las críticas y destaca que “algunos argumentos son contrarios al ejercicio del Derecho a la Información y parece que pretenden colocar a los periodistas y a los intereses de los medios por encima del resto de la ciudadanía”.

Esta postura ha pasado desapercibida entre los grandes medios, que han dado legitimación representativa de la profesión periodística al pronunciamiento de la FAPE y la APM, por muy llamativo que resulte que los periodistas relacionen con la censura a una plataforma que no reduce las fuentes de información disponibles sino que las amplía.

Lo que hemos visto en el ‘caso Versión Original’ ha sido un intento de censurar que el Ayuntamiento de Madrid dé su versión sobre las noticias que se publican sobre su gestión, llevado a cabo por unos medios de comunicación que, paradójicamente, presumen de defender la libertad de expresión. Éstos, más allá de sus complicidades políticas y de su mayor o menor aversión a Ahora Madrid y lo que esta formación representa en términos de política nacional, han mostrado una actitud de corporativismo defensivo e intolerancia hacia el derecho de un actor político a establecer un canal de comunicación alternativo con la ciudadanía.

Álvaro Justo

Álvaro Justo

Licenciado en Periodismo (URJC). Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política (UCM). Experiencia como corrector de estilo en prensa escrita y como redactor en medios online.
Álvaro Justo

Latest posts by Álvaro Justo (see all)