¿Le saldrá bien la moción de censura a Podemos?

España vive otro momento histórico en su política contemporánea desde este 13 de junio, cuando por tercera vez desde la Transición se presenta una moción de censura al Presidente del Gobierno, en este caso la iniciativa parte de Podemos.

La moción de censura se define como el procedimiento por el que los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados exigen al Poder Ejecutivo responsabilidad política, pudiendo forzar la sustitución del Presidente del Gobierno.

En España, según recoge la Constitución en su artículo 113, el Poder Legislativo puede proponer una moción de censura constructiva cuando dicho procedimiento cuente con el apoyo de al menos la décima parte de los diputados y debe incluir un nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno. Asimismo, para que se apruebe la moción de censura es necesaria la mayoría absoluta, es decir, 176 votos a favor.

 

No es la primera vez que un presidente español se enfrenta a una moción de censura, tanto Adolfo Suarez en 1980, como Felipe González en 1987 vivieron este proceso, siendo rechazada en ambos casos. En la primera, fueron los socialistas quienes plantearon esta iniciativa con Felipe González como candidato alternativo, procedimiento que fue rechazado con 166 votos en contra, 152 a favor y 21 abstenciones, aunque no sin consecuencias, quedando la imagen pública de Suárez muy deteriorada. Siete años después fue González el que se vio sometido a este recurso parlamentario cuando Alianza Popular presentó una moción de censura con Antonio Hernández Mancha como candidato, alternativa presentada a pesar de que el PSOE contaba con mayoría absoluta. Se obtuvo un resultado de 67 votos a favor, 195 en contra y 70 abstenciones.

«Unidos Podemos quiere demostrar que sí existe una alternativa al Gobierno de Rajoy y que el PP no logrará una mayoría absoluta»

Los motivos que han llevado a Unidos Podemos a presentar la moción de censura al Presidente del Gobierno, según explicó el propio Iglesias, son fundamentalmente dos: El primero de ellos es exigir responsabilidad política al Gobierno del Partido Popular enmarcado en “una crisis institucional mucho más grave que la que había en 1980 y 1987”, refiriéndose a los numerosos casos de corrupción vinculados al PP y haciendo hincapié en el caso del exfiscal Anticorrupción, Manuel Moix y señalando tanto al Ministerio de Justicia como al de Interior y Hacienda, por lo que Iglesias considera que España se encuentra en “una situación de emergencia”. Por otro lado, Unidos Podemos quiere demostrar que sí existe una alternativa al Gobierno de Rajoy y que el PP no logrará una mayoría absoluta a su favor en la moción de censura, lo que Iglesias traduce en que si el Presidente llevará a cabo una cuestión de confianza no la superaría.

Desde que Pablo Iglesias presentó la moción de censura a finales de abril, los diferentes grupos parlamentarios han ido definiendo su postura ante la votación y se puede adelantar que no saldrá adelante. Se espera que tanto Unidos Podemos como sus confluencias (En Comú Podem y En Marea) voten a favor (67) al igual que Compromis (4), Esquerra Republicana (9) y EH Bildu (2), lo que sumaría un total de 82 votos, muy alejados de los 176 necesarios para que Mariano Rajoy deje de presidir el Gobierno español.

Por su parte, tanto PSOE (84), PNV (5), Nueva Canarias (1) y PDeCat (8) optarán presumiblemente por la abstención, sumando 98 votos.

En contra de la moción de censura se posicionarán tanto el PP (134) como su socio político Ciudadanos (32), UPN (2), Coalición Canaria (1) y Foro Asturias (1) sumando 170 votos en contra de que Iglesias se convierta en el nuevo Presidente.

Cabe destacar que uno de los socios de la formación morada, Compromis, recomendó a Unidos Podemos retirar la moción de censura, a pesar de haber asegurado que la apoyarán en la votación, al considerar que aunque es “necesaria”, no es viable, según manifestó el portavoz de la formación valencianista, Joan Baldoví.

En cuanto al Partido Socialista, se mantuvo en el aire cuál sería su movimiento debido al proceso de primarias en el que se encontraba inmerso el PSOE cuando se anunció la moción. Si bien es cierto que la Gestora parecida más predispuesta a votar en contra, Pedro Sánchez podría abogar por la abstención, ya que como el propio partido ha admitido, aunque comparte los motivos que han llevado a Unidos Podemos a presentar esta iniciativa, no apoyan a Pablo Iglesias como dirigente del Gobierno. Igualmente, Sánchez podría haber descartado el ‘no’ con la esperanza de evitar que Podemos les señalen como los responsables de perpetuar a Rajoy como Presidente. Sin embargo, ante la propuesta de los de Iglesias de retirar su moción de censura con la condición de que Sánchez registre una propia, el Secretario General del PSOE no parece dispuesto a seguir este tipo de estrategias alegando que su partido todavía se encuentra en periodo de elección de sus órganos de dirección.

Por parte del Partido Popular, su coordinador general y responsable de Organización, Fernando Martínez-Maillo, tachó esta iniciativa como una “moción de impostura” porque “ya se sabe que no va a prosperar” y que está “condenada al fracaso” y opinó que lo que se verá en el Congreso el día 13 será una “lucha diabólica” entre Podemos y el PSOE por el voto de la izquierda, puesto que “hoy por hoy no existe una alternativa” al Gobierno del PP.

Para Ciudadanos, la moción de censura presentada por la formación morada es un “circo” al que el partido naranja no está dispuesto a apoyar.

mocion metroscopia

Respecto a la opinión pública, según los datos de la encuesta realizada por Metroscopia y publicada por El País el 4 de junio, hasta un 46% de los encuestados se han situado a favor de la moción de censura a Mariano Rajoy, mientras que el 51% está en contra. De la encuesta se refleja la división tanto generacional como ideológica de la sociedad española, puesto que la moción de censura recibe el apoyo del 85% de los encuestados que reconocen haber votado a Podemos, el 54% de los del PSOE y el 61% de los encuestados de entre 18 y 34 años, mientras que los mayores de 65 años se oponen a ella con un porcentaje del 65%.

Sin embargo, según el sondeo de Metroscopia, ni Podemos ni Pablo Iglesias son el proyecto ni el candidato que deben relevar al Gobierno del PP, obteniendo Pedro Sánchez el apoyo del 43% de los encuestados, el 42% optaría por Albert Rivera mientras que el líder de la formación morada es el líder idóneo para el 23% de los encuestados.

Curiosamente, entre los encuestados que se decantan por Podemos un 30% rechazan la candidatura de su líder, mientras que el 68% lo apoya. Asimismo, entre los encuestados socialistas tienen más claro que el candidato debería ser Sánchez con un 79% de los encuestados a favor y un rechazo a Iglesias del 87%.

Lo que está claro es que Podemos ha conseguido poner nerviosos a sus adversarios políticos pese a que la moción de censura no tendrá los apoyos necesarios para aprobarse y sigue consolidándose como el partido principal de la oposición. Se hace evidente que los de Pablo Iglesias no están dispuestos a jugar bajo las reglas del antiguo bipartidismo y eso crispa a PP y PSOE, pero también a Ciudadanos. Y es que ese ha sido el lema de Podemos desde sus inicios: cambiar la vieja política y adaptarla a la realidad social española, una realidad plagada de casos de corrupción en los que importantes nombres del PP se han visto implicados (e imputados), con el Presidente del Gobierno llamado a declarar sobre las sospechas de financiación ilegal de su partido y con el caso Moix como gota que colma un vaso que empezó a desbordarse hace mucho tiempo. Con todo esto la normalidad política se ha roto definitivamente y Podemos ha respondido con una iniciativa contundente que puede abrir una nueva etapa en la política de España o convertirse en una anécdota más en los libros de historia. Solo el tiempo lo dirá.

Marian Simón

Marian Simón

Albacete (España). Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política. Colaboradora en Telva (Documentación), Punto de Encuentro Complutense, La Huella Digital y La Marioneta Digital.
Marian Simón