Nuevos mitos políticos: el caso de Barack Obama

 

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=ER0wkPWykNE&w=560&h=315]

Lejos están los tiempos en los que un mortal podía entrar al monte Olimpo, una mujer escabullirse en un ejército de hombres para liderarlos hacia históricas victorias, o un ayudante de caballero encontrar la fuerza para unificar tribus y reinar bajo los lemas de justicia e igualdad. Remotas se ven las crónicas de los grandes generales y emperadores que contra pronóstico levantaron naciones y pusieron bajo su dominio continentes enteros.

Los héroes hacen parte de nuestra historia. Llenan las páginas de los cuentos que abundan en la memoria de nuestra niñez o de dos de cada cinco películas que se estrenan por estas épocas en las salas de cine. Sin embargo, con excepción de pequeños actos individuales de gente ordinaria que pasan desapercibidos, esos son los únicos lugares en los que podemos encontrar esa clase de personajes sumergidos en esas aventuras.

Nuestro imaginario nos pide ese tipo de historias y figuras que llenen los momentos de nuestra realidad de esperanza y salvación. Más allá de las religiones y los mensajes redentores que en ellas residen, la sociedad siempre está buscando un mesías, un caballero dorado, o un extraterrestre que luche por la ‘paz y la justicia al estilo americano’, sobre el cual puedan descolgar sus esperanzas de un mejor mañana.

Pues bien, ya sea para nuestro pesar o no, los políticos buscan en cada proceso electoral al que se enfrentan convertirse en esa figura protectora que va a salvar el día. Los nuevos ‘héroes’ ya no pueden descansar en designios místicos, en paternidades celestiales, o en accidentes químicos en un laboratorio que terminen por darles los poderes para llevar a cabo su tarea.

J. Alexander (2010) afirma que estos nuevos salvadores descansan sobre sus aparatos mediáticos y su carisma para reunir la fuerza suficiente para hacerse con el poder. Llenan el ambiente de historias de redención en las que cada uno cuenta todos los obstáculos que superaron para prepararse a asumir los retos que le vienen por delante.

Son sujetos que no pierden espacio para afirmar que ellos son el camino de la renovación, los campeones de la moralidad, los líderes de la transformación de la sociedad, los guías que alejarán los tiempos oscuros y traerán la luz a la vida de la sociedad.

El salvador vino del sur de Chicago
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=_fMNIofUw2I&w=560&h=315]

Para ejemplificar sus posturas el Alexander (2010) utiliza la figura del presidente Barack Obama durante su primera campaña presidencial contra el candidato republicano John McCain en 2008. Afirma que el por entonces senador de los Estados Unidos se presentó ante un público sumido en dos guerras, en una profunda crisis económica y en una ola de desconfianza profunda frente a la realidad que estaba viviendo.

«Al final las realidades en la política dependen de los contexto»

En ese entorno el joven e inexperto senador por Illinois, escaño que había ganado apenas cuatro años atrás, se enfrentó contra toda una institución y figura en el partido contrario. Prisionero de guerra, militar condecorado, político con fama de que no le importaba ir en contra de lo que opinaba su conservador partido con tal de defender lo que a él le parecía correcto. Era el candidato perfecto, pero, tal como lo afirma el autor, que se lanzó en el momento equivocado. Al final las realidades en la política dependen de los contexto y estaba claro que este le iba en contra al republicano… Aunque al final fuera por poco.

En medio de una situación apocalíptica, los medios y, a través de ellos, la sociedad americana, tomaron la decisión de que los ocho de años de George W. Bush habían sido suficientes. Querían una cara distinta, un discurso que les vendiera otra verdad sobre las guerras que estaban desangrando a su ejército y a su economía, la ilusión de un país más incluyente para los millones de inmigrantes que llenan las calles de las grandes ciudades, una persona que los impulsara hacia adelante, a esos lugares que figuras carismáticas del pasado como Kennedy, Reagan y Clinton los habían llevado, aunque fuera en teoría. En ese contexto entró Barack Obama.

Durante la convención del Partido Demócrata en 2004, un delgado abogado que había dedicado sus últimos años a trabajar por las personas pobres del sur de Chicago, a ser profesor de derecho constitucional en importantes universidades estadounidenses, a ser senador en su estado y a presentarse a unas elecciones al Senado de los Estados Unidos en donde las encuestas no lo daban como favorito; tomaba el escenario central de la segunda noche y dar un discurso que marcó un antes y un después.

Con una historia atípica, hijo de madre soltera, de padre inmigrante, criado por sus abuelos, formado en la Universidad de Harvard, este afroamericano, oriundo de Hawái, hablaba de su visión para una nueva América que no estuviera dividida por raza o credo. Pronunciaba un discurso que lo convertía en la personificación del sueño americano y en una nueva figura que traía vientos distintos a una ciudad corrompida como Washington. En ese momento el mundo lo conoció y los medios decidieron que ya tenían la cara de su próxima historia de heroísmo, de uno de sus nuevos mitos políticos.

Yes he can
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=NxFkEj7KPC0&w=560&h=315]

El entonces candidato aprovechó el contexto histórico y derrotando a un peso pesado como Hillary Clinton se convirtió en el primer candidato Demócrata nominado a la presidencia de los Estados Unidos, algo que no habían logrado figuras tan prominentes como el reverendo Jesse Jackson, quien había marchado junto a Martin Luther King Jr. en Selma durante el movimiento de los derechos civiles en la década de los 60.

Tenía en su mente no una causa, sino una meta: ser el primer presidente afro americano en la Casa Blanca. Eso le ayudó a construir el arco narrativo que lo podría como el elemento faltante en esa relación entre el pasado y futuro de los norteamericanos. Se posicionaba no sólo como el resultado de las luchas de las personas de color contra la discriminación, sino también como el mejor heredero del caudal político de las ideas de J.F. Kennedy y todo su poderoso clan político.

Aprovechó sus cualidades como orador y el carisma con la gente para construir una historia llena de momentos difíciles que moldearon su personalidad y lo dejaron listo para afrontar los retos de sacar del hueco un monstruo como Estados Unidos. Nadie le preocupó que no tuviera experiencia administrativa. Era la representación del cambio y con eso bastaba.

Al final los medios se enamoraron de la historia, las celebridades lo reconocieron como uno de ellos y los estadounidenses no querían elegirlo, sino proclamarlo. Además, con la elección de Sarah Palin como candidata a la vicepresidencia por los Republicanos, el otro bando se vio en una crisis en la que la segunda del tiquete estaba recibiendo más atención, la inmensa mayoría negativa, que el candidato a la presidencia.

No obstante, las historias como las de Barack Obama, aclamado por millones en todo el mundo, tienen sus problemas para públicos tan cerrados hacia el exterior como los estadounidenses y para figuras tan conservadoras como las que se habían consolidado en algunos importantes medios de comunicación después del 11 de septiembre de 2001.

El final de la campaña fue más apretado de lo que se esperaba, pero en esa noche de 2008 se hizo historia y un nuevo héroe había sido creado. No había hecho aún nada más que promesas de cambio en su campaña, y eso ya le valió para ser Premio Nobel de Paz. La historia juzgará si Obama fue un buen o mal presidente. No cabe duda que tiene logros que lo defienden con honores y contextos que lo hunden con rencor. Sin embargo nadie puede negar que ese 2008 fue apasionante y esa historia heroica fue perfectamente construida.

Características de los nuevos héroes

Para terminar el análisis, Gundle (1998) establece una lista de características de estos nuevos héroes, tanto internas como de su proceso de construcción, que perfectamente se pueden ver reflejadas en la historia del presidente estadounidense.

• Debe ser efectivo en la utilización de nuevos lenguajes y tener una estrategia mediática clara: la campaña de Barack Obama no sólo implementó una estrategia revolucionaria al integrar las recién creadas redes sociales en su proceso de difusión del mensaje, sino que aprovechó todas las ventanas mediáticas, ya fuera en programas noticiosos o de humor, para vender su imagen y mensaje.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=95KTrtzOY-g&w=560&h=315] • Grandes causas levantan pasiones y crean cercos alrededor de líderes y figuras carismáticas: la crisis económica en los Estados Unidos, la depresión por los pobres resultados en las guerras de Irak y Afganistán se convirtieron en la causa que impulsaría el candidato.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LNA46eIX-hU&w=560&h=315] • La oratoria de convierte en la mejor arma para impulsar un estado permanente de exaltación: en un discurso en New Hampshire el candidato demócrata aprovecho la energía del momento y su capacidad personal para manejar una línea en su discurso: Yes we can. Esas tres palabras se destacaron en un discurso lleno de imaginarios religiosos (“Caminar al tope de la montaña”) y se convirtieron en el leitmotiv de la campaña. Incluso sirvieron de inspiración a nuevos partidos políticos en Europa.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=FSR9nvsOOko&w=560&h=315] • Los medios de comunicación reemplazan el boca a boca y se encargan de explotar la imagen y las virtudes del nuevo mito: después del discurso de 2004 Barack Obama se convirtió en una celebridad pública. Sus libros fueron best-sellers, era invitado regular a programas de entrevista. Y cuando decidió lanzarse a la presidencia lo hizo con el apoyo de la mujer más importante de los Estados Unidos, Oprah Wingfrey.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=zBlToJwaD4g&w=560&h=315] [youtube https://www.youtube.com/watch?v=JXDf8axamy4&w=560&h=315] • Estos nuevos líderes asumirán posiciones que fueron dejadas libres por las religiones individualistas que fueron siendo desplazadas por la secularización de la política: en sus discursos el candidato y ahora presidente usa constantemente figuras que le permiten a sus oyentes identificarlas con las enseñanzas de sus religiones de fondo y replicarlas en la política.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=Q-9ry38AhbU&w=560&h=315] • Las crisis se convierten en los escenarios en los que estas figuras se levantan y además la hacen parte de sus discursos: en esa primera campaña el mensaje era sencillo: Hope (Esperanza). La candidatura de Obama se apropió no sólo de la idea del cambio sino que fue más allá y se convirtió en el responsable de sacar a los Estados Unidos de la oscuridad creada por las crisis que estaban viviendo.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=VbW_NjCEjak&w=560&h=315] • El carisma necesita a un individuo excepcional al cual analizarle los logros: la historia de Obama, su padre, su madre, su crianza, sus problemas en la Universidad, su matrimonio, sus hijas, todo fue construido para exaltar la imagen del candidato desde una proyección de normalidad en medio de la excepcionalidad.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=NCYmIBvIekg&w=560&h=315] • Encuestas, scripts y variedad de alternativas que solidifiquen la historia del héroe: cada aparición, color, mensaje y apoyo de la campaña estuvo supervisado por David Axelrod, la mente maestra detrás de toda la puesta en escena del candidato. La explotación del saludo entre los esposos (fist.bump), las personas estratégicamente ubicadas atrás de cada una de las intervenciones, etc…

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=YmnaAbFjwGs&w=560&h=315] • Los héroes y figuras carismáticas no pueden ser construidos de la misma manera en todos los lugares y todas las historias: ya se mencionó la comparación de Obama con el reverendo Jesse Jackson, una figura emblemática en la historia de los Estados Unidos.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=IN05jVNBs64&w=560&h=315] [youtube https://www.youtube.com/watch?v=b_y4mYnh_xw&w=560&h=315] • Adquisición de símbolos de viejos líderes y tiempos pasados: durante la campaña las referencias a Lincoln y a Kennedy fueron constantes, haciendo ver como si el presidente Obama sería el heredero y continuador de las políticas de esos míticos mandatarios.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=n5URIxgE2Jc&w=560&h=315] • Una figura fuerte que se levanta frente a una situación de crisis: los problemas de salud y las dificultades que tuvo que pasar su madre se convirtieron en relatos repetidos durante la campaña, además de la pobreza en la que vivían Obama y su esposa en sus primeros años de casados mientras pagaban sus créditos universitarios.
• Prototipo de la sexualidad, vigor físico y glamour (puesta en escena física del héroe): Barack Obama rompió también esquemas vendiendo su imagen. No solamente hacía un deporte popular como el baloncesto (no cazar, montar caballo, trabajar en granjas o correr como lo hacían los últimos cinco presidentes), sino que no tenía problema en dejar que lo fotografiasen sin camisa saliendo del mar de Hawái, y durante toda la campaña las celebridades lo rodearon, desde Beyonce hasta Bon Jovi, pasando por toda la lista de personas que aparecieron en el video Yes we Can producido Will I A M.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=0OIDdGQQ0L8&w=560&h=315] • Estilo de vida cercano y familiar: después de las figuras de los hijos adolescentes y adultos vistos por la Casa Blanca en los últimos 16 años, vuelve una matrimonio joven, en donde la familia sigue siendo la prioridad, que cena siempre unido, que la mamá trabajadora saca tiempo para estar pendiente de las hijas pequeñas. La última vez que se vio una imagen similar fue en la década de los 60’s, con los Kennedy.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=St9AoQZr3-k&w=560&h=315] • La construcción que hace más grande al símbolo y lo debe convertir en un símbolo inmortal: una vez electo, al ya presidente Obama se le exigió estar a la altura de la expectativa despertada. Y a pesar de recuperar la economía, de darle salud a quienes no tenían, de recomponer las relaciones internacionales de los Estados Unidos, y dar de baja a Osama Bin Laden, la imagen de ese héroe construida durante la campaña de 2008 está todavía muy lejos de ser alcanzada.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=ogUDnIuvZdQ&w=560&h=315]

Bibliografía

• LANGER, A. (2010): “The Politization of Private Persona: The Case of UK and the Blair Effect”. The International Journal of Press and Politics 15(1): 60-76.
• ALEXANDER, J. (2010): “Imagining Heroes”. The Performance of Politics . New York: Oxford University Press: 63-87.
• GUNDLE, S. 1998: “The Death (and Rebirth) of the Hero: Charisma and Manufactured Charisma in Modern Italy”. Modern Italy 3(2): 173-189.

Jairo Dario Velásquez

Jairo Dario Velásquez

Comunicador, con formación magistral en comunicación política y relaciones internacionales, además de especialización en estrategia política. Experiencia como periodista y editor en medios impresos y digitales; y como profesor e investigador universitario.
Jairo Dario Velásquez

Latest posts by Jairo Dario Velásquez (see all)