Tite Vera: “La gente se alegró de ver el Congreso en llamas porque está harta”

El pasado 31 de marzo la imagen del Congreso de Paraguay en llamas dio la vuelta al mundo. Los paraguayos se levantaban contra la enmienda de la Constitución de Paraguay que buscaba permitir la reelección presidencial. En el país tienen todavía muy presente los peligros de la reelección tras de la dictadura de Alfredo Stroessner. Ahora, el Partido Colorado de Horacio Cartes busca retomarla. Partido que lleva en el poder ininterrumpidamente desde 1948 a excepción de la legislatura de 2008 del progresista Fernando Lugo, quien sufrió el llamado “golpe parlamentario de 2012” y fue destituido. Su partido, el Frente Guasú, se ha unido al Colorado, director del golpe de 2012, con el único objetivo de llevar a Lugo nuevamente al poder. Una extraña combinación de intereses cocinados en las oficinas del Congreso que ardieron simbólicamente hace unas semanas. Para conocer el pulso político y social del país hablamos con Tite Vera, corresponsal de Latitud25. Un medio digital y joven que con su cobertura en vivo mostró en internet qué pasaba en la capital, Asunción. Su último vídeo de las protestas suma más de 130.000 visualizaciones.

Tite Vera cubriendo la manifestación anti reelección // Latitud25
Tite Vera (dcha.) cubriendo la manifestación anti reelección // Latitud25

¿Qué llevó a que el 31 de marzo el Congreso terminara en llamas?

El problema surge porque la Constitución no permite la reelección de los presidentes de la República. El propio presidente actual, Horacio Cartes, (Partido Colorado – derecha oficialista) estaba en contra de la misma al comienzo del mandato. Sin embargo, con el transcurso de los meses, las posturas cambiaron. Su hermana, Sara Cartes, comenzó a adquirir medios de comunicación a la vez que miembros del Partido Colorado empiezan a sugerir que sería una buena opción que Cartes fuera nuevamente presidente. Al mismo tiempo, el Frente Guasú comenzó a apoyar la idea de modificar la Constitución, para establecer la reelección a través de una enmienda, cuando la Carta Magna establece que debe ser a través de una reforma constitucional.

De forma muy acelerada, el 28 de marzo Cartistas (Partido Colorado), Llanistas (Partido Liberal) y Luguistas (Frente Guasú) presentan el proyecto de enmienda en el Congreso y lo hacen en una “cámara de senadores paralela”, presidida por Julio César Velázquez (Partido Colorado).

“Un chico perdió el ojo y otro falleció dentro de las oficinas del Partido Liberal. Lo que se está viviendo ahora es terrorismo de Estado”
En ese momento, la ciudadanía comenzó a reaccionar al darse cuenta de que todo estaba ya cocinado y salieron a la calle. Se percibía que nuestra democracia estaba siendo quebrada. La tarde del viernes 31 de marzo comienza la represión de la policía a los que no están a favor de la enmienda, incluidos miembros del partido liberal, aunque en ese momento el número de efectivos policiales era muy escaso. A última hora de la tarde algunas personas intentan llegar al Congreso y es cuando se incendia la sede parlamentaria. Sucedió porque la policía permitió que todo el mundo accediera al Congreso. Fue a partir de las nueve de la noche cuando comenzó la represión a manifestantes –y no manifestantes–. Un chico perdió el ojo y otro falleció dentro de las oficinas del Partido Liberal. Sin embargo, ninguno de los policías ha sido investigado, pero sí varios de los manifestantes fueron ya imputados. Hubo más de 200 detenciones. Lo que se está viviendo ahora es terrorismo de Estado y nos ha tocado esta realidad. Tenemos 28 años de transición democrática y ahora el ambiente es el mismo que entonces.

¿Por qué una enmienda y no la reforma que es lo que establece la ley?

Una reforma Constitucional lleva mucho tiempo y ni Cartes ni Lugo tienen este tiempo. Además, si se realiza la reforma, la ciudadanía va a exigir muchos cambios que afectarán a todos aquellos que ahora ocupan una silla en el Congreso. Y no les conviene. Por ejemplo, aquí seguimos con listas sábanas –listas cerradas–, no podemos elegir senadores o diputados por separado. Muchos ocupan su silla desde hace 20 años. Una reforma implicaría terminar con esto. Los que están a favor de la enmienda están preocupados por su puesto dentro del Congreso.

“El Partido Colorado regala víveres o electrodomésticos a los vecinos que acuden a reuniones a favor de la enmienda”
¿Cómo se explica que la izquierda apoye esta iniciativa del Partido Colorado, cuando este fue el que protagonizó el golpe de 2012 destituyendo a Lugo?

Ambos candidatos Fernando Lugo –Frente Guasú– y Horacio Cartes –Partido Colorado– tienen el mismo interés: volver a ser reelectos como presidente. Cartes tiene todo el poder estatal y parte de los medios de comunicación para su campaña mientras que los seguidores de Lugo, del otro lado, sostienen que su contundente victoria en 2008 es la muestra de que él es el único candidato posible para hacer frente a Cartes en 2018. Es importante señalar que la izquierda llegó al poder en 2008 después de la unión de la oposición cansada del Partido Colorado, que entonces llevaba en el poder desde la transición democrática. Lugo cree que sigue teniendo la misma importancia, relevancia y apoyo que entonces, pero ya no es así.

Los líderesLos partidosLas protestasLos medios
horacio-cartes

Horacio Cartes
fernando-lugo

Fernando Lugo

En el fondo, las protestas por la enmienda de la Constitución de Paraguay se explican por el deseo de Horacio Cartes y de Fernando Lugo de poder ser reelegidos como presidentes de la República.

Horacio Cartes es el actual presidente de Paraguay y ejerce desde las elecciones de 2013 cuando ganó con el 45,8% de los votos. Lo hizo después de ser el promotor del llamado “golpe parlamentario” de 2012 contra Fernando Lugo, entonces presidente. Cartes es una figura polémica. Según los cables de Wikileaks, la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) lo investigó por lavado de dinero. Dueño de un emporio tabacalero y bancario, Cartes pasó varios meses en la cárcel por un presunto escándalo de evasión de divisas y su nombre apareció en la “Lista Falciani” al tener dos cuentas en el HSBC de Suiza.En la capital, Asunción, los mentideros lo asocian además con el narcotráfico.

Por su parte, Fernando Lugo fue el primer presidente de izquierdas del país desde 2008 y hasta ser destituido por un juicio político en 2012 para el que tuvo 24 horas para preparar su defensa. Lugo, obispo católico, puso fin a la hegemonía histórica de los colorados y su gobierno estuvo siempre al filo de una intentona golpista. De hecho, acabó por destituir a la cúpula militar en noviembre de 2009.

Paraguay es históricamente un país gobernado por un partido hegemónico, el Partido Colorado (derecha, conservador). Fundado en 1887 por el expresidente Bernardino Caballero, fue el partido de gobierno histórico, ostentando el poder de forma ininterrumpida desde 1944 y hasta 2008. 64 años de poder, solo rotos por el breve gobierno de la Alianza Patriótica para el Cambio (2008-2012), que han servido para potenciar y engrasar una maquinaria electoral casi perfecta con el que llegar hasta el último punto del país.

Por contra, la izquierda en Paraguay ha sido siempre minoritaria. Aunque en Paraguay nada es tan simple. El Partido Liberal (centro) es el otro gran partido del país. Vivió sus años dorados a comienzos del siglo XX hasta que el último presidente liberal elegido democráticamente, hubo dos más de corte dictatorial, Eusebio Ayala, fue depuesto tras un golpe de estado encabezado por Rafael Franco. Precisamente sería otro Franco, Federico, el que ascendería al puesto de presidente en 2012 tras el juicio político promovido por los colorados y apoyado por los liberales, que eran parte del gobierno de Lugo.

Hoy, la izquierda solamente suma 16 de 125 miembros del Congreso Nacional, profundamente dividida en pequeños partidos liderados por el Frente Guasú y la alianza de Avanza País.

protestas
Tras la votación paralela llevada a cabo por los senadores pro enmienda, y en la que no estaban presentes el resto, la tensión ciudadana explotó en las calles. Ese viernes, 31 de marzo, un centenar de personas irrumpió en el Congreso Nacional y prendieron fuego a una de las dependencias. Fue entonces cuando las barricadas, los enfrentamientos y las cargas policiales comenzaron a producirse en cada cruce de calles. Fueron detenidas 200 personas y un joven dirigente del Partido Liberal, Rodrigo Quintana, de 25 años, falleció después de que la policía cargara en el interior de las oficinas del partido.

Con el fin de semana de por medio, el siguiente lunes se produjo una manifestación en la Plaza de Armas, mucho más pacífica y en la que una organización denominada Convocatoria Nacional Paraguaya, sin filiación partidista, comenzó a recoger firmas en contra de la enmienda de la Constitución de Paraguay.

politizen-los-medios-grupos-mediaticos
Entre las protestas de los paraguayos también ha aparecido la recurrente denuncia de la falta de independencias de los medios de comunicación del país. Es habitual que en Paraguay los principales medios pertenezcan a grandes grupos empresariales propiedad de latifundistas o empresarios con intereses en sectores estratégicos. De este modo, se entrelazan las líneas editoriales con la independencia periodística, los intereses comerciales de cada grupo y las influencias políticas. El propio presidente de la República controla uno de los principales grupos de comunicación del país a través de su hermana, Sara Cartes.

El empresario Antonio J. Vierci, es, quizá, el propietario del grupo más influyente del país, el importante holding A.J. Vierci con intereses en el sector del retail, inversiones, importación e industrias alimentarias. El grupo controla más de una decena de medios de comunicación paraguayos, destacando Telefuturo, La Tele, Editorial EL País, S.A. –que edita, entre otros, el diario Última Hora–, Radio Monumental, Radio Estación 40, etc.

El Grupo Zuccolillo edita ABC Color, de corte conservador y uno de los principales medios del país con gran relevancia e influencia política. El diario, que nació bajo la dictadura de Alfredo Stroessner, forma parte de la estrategia del grupo en defensa de los intereses privados del mismo y de la oligarquía latifundista del país. El canal de televisión ABC TV y la radio ABC Cardinal forman parte del mismo brazo mediático el holding. El Grupo Zuccolillo, que destaca por su opacidad, tiene intereses en el sector inmobiliario, hotelero, comercial y bancario.

El Grupo Nación Comunicaciónes es el nuevo grupo liderado por Sara Cartes, hermana del presidente, Horacio Cartes, y fue creado en tiempo récord a base de billetera. En los últimos años, la familia Cartes adquirió los tabloides Diario Popular –de mayor tirada del país– y Crónica, el diario La Nación –principal competidor de ABC Color–, el digital Hoy, y las radios 970 AM, Montecaro y LaserStream. De este modo se hizo con la propiedad de los principales activos de los antiguos grupos Osvaldo Domínguez Dibb –vinculado a las tabacaleras– y del Grupo Multimedia, que era propiedad del ex presidente Juan Carlos Wasmosy.

El Grupo JBB es propiedad de Javier Bernardes, quien, frente a los continuos rumores, asegura constantemente no ser testaferro de Cartes. El Grupo controla los canales de televisión RPC y Univisión, así como diferentes radios, salas de cine, inmobiliarias y agencias de medios.

De hecho, ahora todos los partidos están profundamente divididos, ¿no?

Totalmente. En el Partido Colorado hay quien quiere suceder a Cartes y en el Partido Liberal existen actualmente dos frentes. Blas Llano –a favor de la enmienda– y Efraín Alegre –en contra–, aunque en 2012 sí estuvo a favor del golpe parlamentario que destituyó a Lugo de la Presidencia. Y después están los pequeños partidos de izquierda que también están en contra de la violación de la Constitución.

¿Cuál es la reacción de la gente?

La gente estaba contenta de que se estuviera quemando en Congreso. Está harta. Dicen: “yo no estoy de acuerdo con la violencia, pero me alegro que suceda para ver si así entienden el mensaje. Es un símbolo claro”.

Muchos medios de comunicación acusan a los manifestantes de ser vándalos, pero yo no vi vándalos. Vi ciudadanos que estaban hartos y que tenían argumentos. Había gente de todas las edades, hombres y mujeres, de todas partes. El pasado lunes, 3 de abril, se hizo una nueva manifestación totalmente pacífica, la mayoría no estaba a favor de la violencia a pesar de entender los hechos del día 31 debido a la gravedad de la situación. Era una muestra del dolor y rabia de la ciudadanía.

¿Y aquellos que están a favor de la modificación?

El Partido Colorado está organizando reuniones en el interior del país para intentar convencer a la gente. Aquellos que fueron recibieron víveres, electrodomésticos o bicicletas por ir. El mensaje es demasiado claro.

Entiendo que estamos ante una brecha importante entre la ciudadanía y la denominada clase política…

Así es. La ciudadanía denuncia que aquellos que están en el poder no trabajan para el pueblo. Hay numerosas denuncias de nepotismo, de corrupción en las construcciones públicas, etc. La mayoría de la población de clase media y de clase baja no ven ninguna mejora, solamente recortes en hospitales y escuelas. La brecha de la pobreza continúa creciendo. Las escuelas se derrumban, literalmente sobre la cabeza de los estudiantes de primaria y secundaria. La gente se siente abandonada.

¿Hay algún tipo de movimiento organizado después de estas protestas?

Hay pequeñas organizaciones y partidos que están naciendo, pero no a raíz de esta marcha pacífica. En ella se decidió que no haya un rostro visible y que no sea aprovechada políticamente. Las manifestaciones son exclusivamente en contra de la violación de la Constitución. Hasta el momento nadie se pronunció con la idea de armar una nueva organización o movimiento. En este momento la gente está esperando a ver qué pasa. Por ahora la enmienda está paralizada, pero tienen pensado volver a reunirse con un plan B.

¿Si mañana hubiera elecciones no sería efectiva?

Efectivamente.

/////// LA COBERTURA DE LATITUD25

Latitud25 no es un medio convencional. No cuenta sus historias desde un portal web, sino que se sirve de Youtube y de las redes sociales como altavoz para los temas que tratan desde un enfoque urbano y, casi podríamos decir, millenial. La aventura arrancó hace algo más de un año con Federico Filártiga y Richard Careaga, a los que se sumó más tarde Tite Vera. Durante estos meses han colaborado con el proyecto diferentes profesionales con el objetivo de presentar reportajes y documentales sobre la realidad paraguaya, desde enfoques alternativos, sin sesgos ni censura. Es precisamente en redes como Facebook donde su crecimiento y influencia ha sido mayor. En una sociedad de medios propiedad de grandes empresarios y grupos empresariales, presentan su proyecto como una fuente de aire fresco informativo.

¿Un medio como Latitud25 permite coberturas muy diferentes que hacen posible que la información llegue inmediatamente?

Fuimos el único medio con cobertura en directo durante toda la noche en el momento en que todo comenzó. Los demás lo hicieron, pero con todas las limitaciones de un medio tradicional, y también está la censura, claro. Cada uno cuenta la historia como le conviene. Nosotros no tuvimos ninguna línea editorial, simplemente mostrábamos lo que ocurría, solo con un smartphone. Mucha gente está descubriendo que además puede ser la protagonista y empoderarse de los medios de comunicación a través de los medios alternativos.

Sois un medio pequeño, pero vuestra cobertura llegan a cientos de miles de personas. ¿Qué busca la gente en vosotros?

Una de las razones es que la gente está cansada de la manipulación y la censura. Con el acceso a internet se está dando cuenta de que existen otras versiones de la misma historia. No es la mayoría de la población, pero existe un creciente interés por contrastar la información.

Ángel Vila

Ángel Vila

Vigo (España). Graduado en Periodismo por la USC. Máster en Comunicación Política (UCM). Investigador de opinión pública y efectos de los medios de comunicación en la política. Ha trabajado en Faro de Vigo como redactor y editor multimedia. Ver el perfil de Ángel Vila Lago en LinkedIn
Ángel Vila