El PP revalida con fuerza su hegemonía en Galicia

  • El electorado gallego mantiene su perfil conservador con una mayoría arrolladora del PP de Alberto Núñez Feijóo, que consigue ser primera fuerza en las 4 provincias, en todas las comarcas y en 303 de un total de 313 concellos.
  • Un PSdeG fracturado cae hasta la tercera posición en votos con el futuro de Pedro Sánchez en el aire.
  • En Marea consigue el ‘sorpassiño’ en votos, empatando a escaños (14) con PSdeG y el BNG aguanta el tipo con 6.
Alberto Núñez Feijóo celebra este domingo su nueva mayoría absoluta - Fuente: AFP
Alberto Núñez Feijóo celebra este domingo su nueva mayoría absoluta – Fuente: AFP

Es un hecho. El Partido Popular de Galicia extiende su hegemonía y Feijóo se convierte en la baza más estable de Mariano Rajoy en un contexto político estatal muy convulso.

Y de lo primero que hay que hablar antes de entrar en el análisis más detallado, es de la participación. Una vez más, hay que destacar la baja participación del electorado gallego que, al contrario que el de otra nacionalidad histórica como Cataluña, vota más en elecciones generales que en autonómicas. Y es que una vez sean escrutados los resultados del CERA (Censo Electoral de Residentes Ausentes), formado por 446.236 personas —de las cuales sólo 17.871 solicitaron el voto por correo— 1 se confirmarán unos datos de participación similares a los de 2012, con una abstención cercana a 1,2 millones de personas.

Pero además de la participación, hay otros muchos factores relacionados tanto con los datos como con la campaña que explican este golpe de autoridad del Partido Popular de Galicia. Paso a paso, analicemos las claves de estos comicios.

1. El PP marcó su primer tanto en la campaña electoral: El ‘voto útil’ del PP venció (y convenció) a muchos votantes que en las Generales habían optado por Ciudadanos o por la abstención. Frente a esto, nos encontramos con una campaña mal enfocada desde la izquierda, excesivamente crítica con los temas de corrupción que, según el CIS 2eran el séptimo problema (6,1%) para el electorado de una Galicia preocupada principalmente por el Paro (71,8%) y la Sanidad (17,3). Casos como las fotografías del presidente Feijóo con el narcotraficante Marcial Dorado, el presunto acoso sexual del presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltár y la ‘operación Pokémon’ centraron la campaña de formaciones como En Marea que, a pesar de recoger propuestas orientadas a la creación de empleo y a la recuperación de la Sanidad Pública en su programa, no supieron hacerlo suficientemente atractivo para su target urbano, y aquí otra de las claves señalada a continuación.

Montaje-PP-Feijoo-Ciudadanos-PSdeG_EDIIMA20160923_0265_19
Cartel del PPdeG para las ciudades como A Coruña destinado a votantes de Ciudadanos y PSOE.

 

2. El verdadero sorpasso fue del PP: que consiguió hacerse fuerte en los bastiones de las Mareas. El partido instrumental En Marea fue sobrepasado con creces por el Partido Popular en las denominadas cidades do cambio, donde Ferrol en Común, Compostela Aberta y Marea Atlántica habían arrebatado la alcaldía a los populares en mayo de 2015. La victoria era de esperar en Ferrol, donde el PP ya había sido primera fuerza en las Municipales; pero no se esperaba que fuese tan abultada en Santiago o en A Coruña, donde Compostela Aberta y Marea Atlántica lograron ser primera y segunda fuerza (a sólo 28 votos del PP) hace 16 meses.

PORCENTAJE DE VOTO EN LAS ‘CIUDADES DEL CAMBIO’ EL #25S

 

 

 

 

3. Un PSdeG fragmentado tensa el hilo del liderazgo en el PSOE nacional: Tras unas primarias que dejaron de ser una demostración de democracia interna para convertirse en un enfrentamiento fratricida muy perjudicial para la unidad del partido en Galicia, Xoaquín Fernández Leiceaga llegaba a los comicios autonómicos como representante del ‘sanchezismo’  frente a un sector del partido más próximo al otro candidato, Xosé Luís Méndez Romeu, encabezado por el propio ex portavoz parlamentario y por el controvertido pero electoralmente ratificado alcalde de Vigo, Abel Caballero. Ya durante la campaña electoral fueron varios los desplantes de este segundo sector hacia los defensores de Pedro Sánchez, al que Abel Caballero criticó duramente: «En esta provincia, los que pierden las elecciones pretenden decirnos a los que ganamos cómo llevar adelante el proyecto político del PSOE», aseguraba Caballero en agosto tras conocer el cambio en la candidatura del PSdeG para la provincia de Pontevedra. Mientras que en las Municipales de 2015 Caballero consiguió superar los 73.000 votos, en estas elecciones autonómicas el PSdeG no alcanzó ni la mitad de apoyo en Vigo (33.495 votos). ¿Hasta qué punto la campaña contra Leiceaga habrá desmovilizado al votante socialista de Vigo?

Abel Caballero, alcalde de Vigo (PSOE)
Abel Caballero, alcalde de Vigo (PSOE)

4. En el nacionalismo, como en la izquierda, cada uno a lo suyo: y sigue sin conformarse una alternativa nacionalista y progresista unitaria para Galicia. A pesar del buen resultado del BNG (6 escaños) y Ana Pontón, cuyo liderazgo y campaña deberían ser materia de estudio en las Facultades de Ciencias Políticas (y digo bueno porque todas las encuestas los daban por muertos), siguen siendo unos números pobres con respecto a lo que suponen las siglas nacionalistas en el resto de nacionalidades históricas. En Galicia, al contrario que en Euskadi o Cataluña, el nacionalismo no nace del relato social de la burguesía. No se conforma en un sector pequeñoburgués cómodo, dueño de medios de producción. En Galicia, el nacionalismo no es de derechas. Y el espacio político que estaría reservado a un partido de corte nacionalista conservador como PNV o CiU, es ocupado de forma hegemónica por el Partido Popular que, desde hace muchos años, es el partido de Galicia. Lo fue durante la etapa de Manuel Fraga y lo es ahora con Alberto Núñez Feijóo. Y, al contrario que en el resto del Estado español, el futuro de Galicia se mide en mayorías absolutas. Mientras, entre BNG, En Marea, Compromiso por Galicia y otras formaciones, no se consigue elaborar un relato común de nación ‘consumible’ para un votante progresista que no piensa en clave de nación.

Entre En Marea, BNG, Pacma y CxG, suman más de 400.000 votos, un 28%.
Entre En Marea, BNG, Pacma y CxG, suman más de 400.000 votos, un 28%.

 

En conclusión. Queda claro que, mientras la izquierda (de naturaleza más autocrítica y diversa) sigue peleando por espacios políticos reducidos y con discursos similares pero objetivos partidistas, la derecha sigue saliendo a votar unida en Galicia bajo las siglas del Partido Popular. Ni Ciudadanos, que se ha quedado a sólo 600 votos del escaño 25 (del PSOE) en A Coruña pero a más de 10.000 para lograr el 5% 3 que le permitiese tener representación, ha conseguido entrar en ese sector conservador; ni el agotamiento ha afectado al electorado del PP que, lejos de tomarse estas elecciones como unas más, ha dado un golpe sobre la mesa que sirve a Rajoy como aval en Madrid. Ni siquiera la corrupción ha hecho mella en un partido inmune a los escándalos en esta Comunidad, habiendo sido refrendado por unos votantes que no contemplan este problema (de los más importantes en el conjunto del Estado) como principal en Galicia.

A los gallegos nos tocan otros cuatro años de Alberto Núñez Feijóo. Otros cuatro años a contracorriente de la realidad política del Estado que, lejos de construirse a partir de mayorías absolutas, camina hacia un sistema parlamentario en el cual las diferentes sensibilidades están condenadas (?) a entenderse. En Galicia no. Aquí somos más de “deixar facer”.

 

Sergio Casal
Conectemos

Sergio Casal

Asesor en Comunicación Institucional at Diputación de A Coruña
Oleiros (España). Periodista (USC), especializado en Estudios Avanzados de Comunicación Política (UCM). Actualmente, asesor de Comunicación en Diputación de A Coruña y estudiante de Ciencia Política y de la Administración (UNED). Escríbeme a sergio.casalf@gmail.com
Sergio Casal
Conectemos

Latest posts by Sergio Casal (see all)

Notes:

  1. Datos del Instituto Nacional de Estadística.
  2. Estudio preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para las elecciones autonómicas de Galicia 2016.
  3. Lei 15/1992, do 30 de decembro, pola que se modifica a Lei 8/1985, do 13 de agosto, de eleccións ó Parlamento de Galicia.