¿Representa Bernie Sanders al Podemos estadounidense?

El candidato a la nominación demócrata da la sorpresa con su “Revolución Política” | Sus propuestas de izquierdas han obligado a Hillary Clinton a reaccionar | Las encuestas lo sitúan con posibilidades de ser elegido candidato demócrata a la Casa Blanca para las presidenciales de noviembre.

Bernie Sanders durante un mitin en Arizona // Gage Skidmore
Bernie Sanders durante un mitin en Arizona // Gage Skidmore

Bernie Sanders no es un recién llegado a la política ni un indignado de nuevo cuño. El aspirante a la nominación demócrata para las elecciones presidenciales de 2016 acumula a sus espaldas 44 años de vida política. Es, de hecho, el político independiente que más tiempo ha servido en el Congreso. No es ningún outsider y, sin embargo, ha descolocado a todos. Nadie se esperaba que a estas alturas todavía luchara por la nominación y mucho menos que hiciera peligrar la candidatura de Hillary Clinton.

Sanders comenzó muy pronto su activismo social y sus ideas eran tan claras como ahora. Su compromiso, también. En el mismo lugar en el que Martin Luther King pronunciaba su histórico discurso “I have a dream”, Sanders fue arrestado mientras se manifestaba en contra de la segregación. Era 1963. Hoy, casi 53 años más tarde, el problema racial sigue a la orden del día y se ha convertido en uno de los pilares de su campaña.

SANDERS CELEBRA LA VICTORIA DE 1981

Una foto publicada por Bernie Sanders (@berniesanders) el

Su espíritu inconformista le llevó a desarrollar la práctica totalidad de su carrera política como independiente, hasta que decidió participar en las primarias demócratas a la Casa Blanca. “El cambio ocurre porque la gente lucha”, aseguró en una ocasión. La primera vez que se presentó a unas elecciones fue en 1972, cuando consiguió solo el 2,2% de los votos en su candidatura al Senado. Pero no se rindió.

Finalmente, fue alcalde de Burlington, la ciudad más poblada de Vermont, desde 1981 hasta 1989. En su primera victoria venció al segundo candidato por tan solo 10 papeletas. En 1987, con el 55% de los votos, derrotó a Paul Lafayette, que había obtenido el apoyo del Partido Demócrata y del Partido Republicano.

Más tarde, fue elegido congresista de los Estados Unidos, puesto que ocupó durante 14 años ganando ocho elecciones consecutivas. En 2006 se presentó a senador y venció. La última vez que se enfrentó a las urnas, en 2012, se hizo con el 71% de los votos de Vermont. Ahora, quiere ser el primer presidente norteamericano que se autodenomina socialista.

¿Un “demócrata socialista” en la Casa Blanca?

Votó en contra de la Guerra de Irak. Votó en contra de la USA Patriot Act, que permite al Gobierno ampliar su capacidad de vigilancia a los ciudadanos. Votó en contra de la Defense Marriage Act (DOMA), que permite a los Estados no reconocer el matrimonio gay. Votó a favor de sustituir la pena de muerte por la cadena perpetua… Sanders rompe todos los esquemas.

SANDERS EXPLICA POR QUÉ ES SOCIALISTA  

El senador por Vermont se autoproclama abiertamente como un “demócrata socialista”. Lo hace en un país en el que el mapa mediático neoliberal y el establishment han trabajado duro para que cuando apenas se menciona la palabra “socialista”, la mente de los votantes la traduzca en un demonio con cuernos que quiere robarle todos sus ahorros. En opinión del lingüista y analista político George Lakoff, “la derecha radical conoce bien sus valores y su programa político. Ha impuesto sus ideas y su lenguaje”. Sin embargo, al contrario que muchos progresistas en Estados Unidos, Sanders no se ha desplazado al centro, no ha adoptado un lenguaje técnico ni ha perdido su autenticidad. No teme intentar imponer su marco conceptual. Y está ganando la batalla. Sus intervenciones generan un gran interés y las encuestas le otorgan cada vez más posibilidades.

Nuestro sistema penal está roto. ¿Quién está satisfecho de tener más gente en la cárcel que cualquier otro país en la tierra incluida China, con un gran desproporción de afroamericanos y latinos? ¿Quién está satisfecho de que el 51% de jóvenes afroamericanos están desempleados o con empleos precarios? ¿Quién está satisfecho de que millones de personas tengan antecedentes penales por posesión de marihuana cuando los CEO’s de las compañías de Wall Street que han destruido nuestra economía no tienen antecedentes penales?Bernie Sanders

En agosto de 2015 la diferencia entre Hillary Clinton, la favorita del aparato del partido, y Bernie Sanders era de 40 puntos porcentuales a favor de la ex secretaria de Estado. Hoy, la diferencia es de poco más de 10. Y lo que es más importante, en Iowa, el estado que abre la ronda de primarias y que insufla una bolsa de oxígeno al ganador, la diferencia entre ambos se reduce a un empate técnico. En New Hampshire, Sanders le saca 11 puntos.

Una votación de 2005, su punto débil

En el cuarto debate demócrata retransmitido por la NBC se hizo visible el daño que Sanders ha hecho a la campaña de Clinton. Ambos se mantuvieron en una permanente tensión con alusiones constantes a las posiciones políticas del contrario. “Él (Bernie Sanders) ha votado con el lobby pro-armas en numerosas ocasiones. Noventa personas mueren al día por culpa de las armas. Él votó por la inmunidad para los fabricantes y vendedores de armas”, le espetó Hillary Clinton. La ex secretaria de Estado se lo recuerda en cada debate.

HILLARY LE RECUERDA SU VOTO A LA PLCAA

Sanders barbulló que aquella votación “fue complicada”. “No fue tan complicado para mí. Yo voté en contra”, atajó Hillary en el primer debate retransmitido en la CNN. El apoyo en 2005 de Sanders a la PLCAA, un proyecto de Ley que otorga inmunidad a los fabricantes y vendedores de armas ante posibles demandas de víctimas, es uno de los puntos débiles del senador para convencer a los demócratas anti-armas. Es también negativo para el electorado más progresista que ve como el autodenominado candidato socialista muestra una extraña equidistancia con respecto al control de armas. Todo ello teniendo en cuenta que, según The Violence Archive, en 2015 hubo 330 tiroteos masivos (aquellos en los que murieron o resultaron heridas cuatro o más personas) y fallecieron 13.357 personas a causa de las armas de fuego. Más de 36 personas cada día. El propio Obama lamentó entre lagrimas el pasado 5 de enero la lacra que suponen.

Sin embargo, hay quien opina que su posición puede buscar “atraer el voto blanco, rural, de clase trabajadora que es escéptico con una legislación dura con el control de armas”.

¿Cuáles son sus propuestas?

Palabrería aparte, cabe preguntarse si Sanders es un aliado para la nueva izquierda europea y si realmente sus posiciones políticas obedecen a las posturas socialdemócratas clásicas, ahora que se encuentran en crisis en la Europa de la austeridad.

Bernie Sanders ha hecho suyo el lenguaje de Occupy Wall Street y une su background político a los nuevos lemas e iniciativas: quiere un gobierno para el 99% y no para el 1%. A fin de cuentas “not the billionaires” es uno de los lemas de su campaña.

LA “REVOLUCIÓN POLÍTICA” DE SANDERS
EDUCACIÓN · EMPLEO · CAMBIO CLIMÁTICO · ECONOMÍA · CALIDAD DEMOCRÁTICA · INMIGRACIÓN · VIOLENCIA POLICIAL · DERECHOS LGBT · POLÍTICA INTERNACIONAL 
EDUCACIÓN 
    • Matrícula gratuita en escuelas superiores y universidades.
    • Promover un programa de atención universal infantil con escuelas infantiles.
    • Permitir a los estadounidenses refinanciar sus créditos estudiantiles a los bajos niveles de interés actuales.
    • Bajar sustancialmente el interés que se aplica a los créditos estudiantiles.

EMPLEO
    • 1 billón de dólares ($1 trillón estadounidense) en los próximos cinco años para crear 13 millones de puestos de trabajo en construcción y mantenimiento de infraestructuras: carreteras, aeropuertos, ferroviarias, etc.
    • Luchar contra la brecha salarial que sufren las mujeres.
    • Bajas y vacaciones pagadas: 12 semanas de baja familiar o médica, dos semanas de vacaciones y siete días de enfermedad.

 CAMBIO CLIMÁTICO
    • Acelerar una nueva transición de los combustibles fósiles a la energía limpia.
    • Liderar a la comunidad internacional para luchar contra el cambio climático y prevenir conflictos internacionales.

 ECONOMÍA Y PROTECCIÓN SOCIAL
    • Nuevo impuesto estatal progresivo para el 0,3% de los americanos que ganan más de 3,5 millones de dólares. 
    • Impuesto para disuadir a los especuladores de Wall Street (pagaría los 75 mil millones de dólares -$75 billones estadounidenses- que costaría la universidad gratuita).
    • Subir el salario mínimo de 7,25 dólares la hora a 15 dólares en 2020, es decir, 600$ mensuales si trabajas 40 horas.
    • Revocar el NAFTA, CAFTA y PNTR con China para incentivar la producción nacional.
    • Despenalizar el consumo de marihuana a nivel Federal.
    • Programa de creación de empleos juveniles: 1 millón de empleos con un presupuesto de 5.500 millones -$5,5 billones estadounidenses- de presupuesto. 
    • Garantizar un sistema sanitario universal con un coste estimado de 1,38 billones  ($1,38 trillones estadounidenses) anuales.
    • Reducir el tamaño de las instituciones financieras para evitar que “sean demasiado grandes para caer”.

 CALIDAD DEMOCRÁTICA
    • Eliminar los Super PACs que financian las campañas electorales.
    • Mayor transparencia en la financiación de los partidos y fomento de las pequeñas donaciones.
    • Hacer del día electoral un festivo para fomentar la participación y facilitar el voto durante el fin de semana.

 INMIGRACIÓN
  • Permitir a los inmigrantes contratar cobertura sanitaria.
  • Desmantelar los programas de deportación “inhumanos” y los centros privados de detención.
  • Reformar el sistema de visados y trabajar por nuevos tratados internacionales.
  • Legalizar a los inmigrantes ilegales que lleven 5 años viviendo en el país.
  • Revertir la militarización de la frontera con México.
  • No separar a las familias.
 VIOLENCIA POLICIAL
    • Desmilitarizar las fuerzas policiales y fomentar la policía comunitaria.
    • Fomentar cuerpos policiales que reflejen la diversidad.
    • Facilitar que se denuncien actuaciones policiales irregulares.

 DERECHOS LGBT
    • Prohibición de la discriminación por orientación sexual.
    • Vetar cualquier legislación que para proteger la libertad religiosa lo haga a expensas de los derechos de los demás.
    • Fomentar nuevas actuaciones y reformar los protocolos de actuación para evitar la discriminación policial, especialmente con personas negras transgénero que a menudo son tratadas injustamente.

 POLÍTICA INTERNACIONAL
  • Reconocer el derecho de existir de Israel y Palestina con la creación de dos Estados independientes.
  • Luchar contra ISIS de forma coordinada a nivel internacional y buscar el origen de la radicalización y no centrarse solo en políticas militares.
  • Fomentar la diplomacia y no la acción militar: la guerra es la última opción.
  • Cerrar Guantánamo.

Entre las principales propuestas se encuentra la universalización de la sanidad, así como hacerla más barata, la eliminación de las tasas universitarias para conseguir que las universidades públicas sean gratuitas y al alcance de todos. “Invertir en trabajo y educación, no en cárceles”, repite en los debates. También propone medidas contra el cambio climático y la creación de impuestos a las grandes fortunas y a los especuladores de bolsa. Todo ello en lo que denomina como la “Revolución Política”. He ahí su eslogan. El principio básico de su campaña.

Y para que la “Revolución Política” llegue, uno de los primeros pasos es realizar un cambio radical en la financiación política. “Tenemos un sistema de financiación de campañas corrupto en el que los millonarios y billonarios gastan una cantidad extraordinaria de dinero para comprar elecciones. Esta campaña es una “Revolución Política”, no solo para elegir presidente sino también para transformar este país”. Sanders ha llegado a asegurar que “el Congreso está en manos del capital y rechaza hacer lo que la gente quiere que haga”. Como ejemplo de lo que se debe eliminar, cita los Super PAC que permiten financiación ilimitada a los candidatos por parte de los magnates económicos del país.

Bernie Sanders no es un político multimillonario. De hecho, según “Center for Responsive Politics”, en 2014 acumulaba un patrimonio que rondaba los 436.000 dólares, muy lejos de la media de los senadores, que supera los 10 millones de dólares. “Inside Gov” por su parte cifra la fortuna de Sanders en 330.000 dólares mientras que Hillary Clinton acumularía más de 20 millones. ¿Y el gasto en campaña? Mientras que en septiembre Hillary Clinton habría recaudado ya más de 97 millones de dólares (la mayoría procedentes de grandes contribuyentes y PACs), Sanders sumaría 41 millones, en su mayoría gracias a pequeñas donaciones individuales.

El inicio de ese artículo hacía referencia a su larga trayectoria política y su avanzada edad. Sin embargo, esto no lo aleja de los jóvenes, sino todo lo contrario. Los millenials (aquellos con menos de 35 años) se decantan mayoritariamente por él. Una de las últimas encuestas publicadas, para las primarias en New Hampshire, revela que Sanders se haría con el 81%  de su voto, frente al 17% de Clinton. Su apuesta por los derechos LGBT tiene a buen seguro mucho que ver. Según datos de HRC (que aboga formalmente por Clinton), Sanders obtiene la máxima calificación en su apoyo a los derechos de la comunidad gay.

Los jóvenes se unen a la “Revolución Política” que quiere sacudir el conservadurismo imperante en la política norteamericana. De hecho es el gran apoyo del voto joven a Sanders lo que ha hecho que las primarias demócratas pasaran de una aburrida carrera en solitario de Hilary Clinton a una dura lucha entre dos.

El uso del lenguaje de su campaña también dista mucho del habitual: cuando habla de violencia, no solo menciona a la violencia física, sino también lo hace de la violencia económica, la violencia legal, la violencia medioambiental o la violencia política. Toda una declaración de intenciones.

Muy poco se va a hacer para transformar nuestra economía y para crear el tipo de clase media que necesitamos a no ser que pongamos fin a un sistema de financiación electoral corrupto que está minando la democracia americana.

Tenemos que crear una Revolución Política que revitalice la democracia americana, que acerque a millones de jóvenes y trabajadores al proceso político. Que decir alto y claro que el Gobierno de los Estados Unidos de América pertenece a todos nosotros y no solo a un puñado de ricos que financian las campañas electorales.Bernie Sanders

Bernie Sanders puede convertirse en el senador independiente que revolucionó no solo el Partido Demócrata, sino todo el sistema político estadounidense. Salvando las distancias, existen similitudes con la nueva política europea y lo que significan Syriza, Podemos o el Partido Laborista de Jeremy Corbyn. El lenguaje es similar, las políticas se solapan y los eslóganes se repiten. Bernie Sanders no es Podemos, de hecho en algunos sentidos representa todo lo contrario al partido de Pablo Iglesias, pero la sintonía que toca comparte muchas notas.

Pero, ¿podrá dar el sorpasso? Parece difícil que su marcado perfil izquierdista se imponga a Clinton, que va a por todas y cuenta con una financiación mucho mayor. Sin embargo, en 2008, un poco conocido senador negro llamado Barack Obama —y al que algunos republicanos calificaban de “socialista”— le arrebató todas las oportunidades a la por aquel entonces también favorita Hillary Clinton. El 1 de febrero, en Iowa, comienza la cuenta atrás.

Ángel Vila

Ángel Vila

Vigo (España). Graduado en Periodismo por la USC. Máster en Comunicación Política (UCM). Investigador de opinión pública y efectos de los medios de comunicación en la política. Ha trabajado en Faro de Vigo como redactor y editor multimedia. Ver el perfil de Ángel Vila Lago en LinkedIn
Ángel Vila