Lo que quedó de la primera vuelta en Colombia

El cambio de gobierno está en camino. Los votos fueron contados y, como se esperaba, los candidatos que representan los extremos del espectro ideológico, Iván Duque (derecha) y Gustavo Petro (izquierda), fueron los ganadores de la primera vuelta en las elecciones presidenciales en Colombia. Sin embargo, la jornada del 27 de mayo de 2018 dejó muchas cifras que permiten hacer reflexiones a futuro.

Miedo: principal fuerza política

En este país ya es una costumbre que las campañas políticas se construyan sobre la base del miedo. Cuando los colombianos dejaron de temerle al enfrentamiento entre liberales y conservadores aparecieron los primeros guerrilleros, luego los narcotraficantes, después vino el esplendor de la amenaza de los grupos armados (no solo las guerrillas sino también los parailitares), y por último apareció el desasosiego por el avance del proceso de paz con las FARC.

El  actual ciclo electoral propuso un nuevo  temor. Los ‘cocos’ de la actualidad son que se duplique en el país la situación de Venezuela y que se consolide el avance de los movimientos y discursos populistas. Claro es que la presencia de estos últimos no es del todo una novedad en la política colombiana. En estricto sentido esos discursos políticos han estado presentes en la vida nacional de las últimas décadas. Sin embargo, la presencia de promesas incumplibles y la aparición de propuestas de rentas universales y aportes eternos similares a los defendidos por los chavistas hacen que el temor se convierta en un nuevo elemento.

La primera muestra de los temores se ve en la distribución de las votaciones. Entre los dos ganadores sacaron el 64,22% de la totalidad de los votos (Iván Duque sacó el 39,14% y Gustavo Petro el 25,08%). Con propuestas completamente distintas, y en muchos casos contradictorias la una a la otra, lograron conquistar la mayoría de los votos por la simple razón de sus existencias. Cada uno de los candidatos aseguró más votos cuando utilizaba como argumentos aterradores vinculados con la posibilidad de que los uribistas volvieran al poder o con la idea de que un guerrillero, que se levantó en armas contra el país, importe en modelo que llevó a la quiebra a Venezuela.

CANDIDATO PARTIDO VOTOS PCT.
Iván Duque Partido Centro Democrático 7.569.693 39,14%
Gustavo Petro Coalición Petro Presidente 4.851.254 25,08%
Sergio Fajardo Coalición Colombia 4.589.696 23,73%
Germán Vargas Lleras Coalición Mejor Vargas Lleras 1.407.840 7,28%
Humberto de la Calle Coalición Par. Liberal – Alianza Social Ind. 399.180 2,06%
Jorge Trujillo Mov. Todos Somos Colombia 75.614 0,39%
Prom. Voto en Blanco Partido de Reivindicación Étnica 60.312 0,31%
Viviane Morales Partido Somos 41.458 0,21%
Votos en blanco 341.087 2%
Total votantes 19.636.714 53%

Todos a votar

Desde el final del Frente Nacional, a mediados de la setenta, la democracia colombiana no había vivido una jornada con tanta participación en las urnas. Desde 1974, las primeras elecciones libres después de cuatros periodos de alternancia, las jornadas electorales presidenciales han tenido una participación promedio del 46%, que aunque se ven saludables frente al paupérrimo promedio de las legislativas (41%), mostraban serios problemas en la participación de los ciudadanos.

Expertos citados por los medios de comunicación, en particular El Tiempo, afirmaron que las razones para este aumento en el caudal electoral se sustentan sobre la polarización muy marcada en la que se vio embebida la contienda, la des estigmatización de los candidatos de la izquierda, al menos por su vinculación con las FARC (ya que ahora tienen el estigma de Venezuela), el aumento de eficacia de las redes sociales como herramientas de convocatoria de acción política y el fracaso de iniciativas que impulsaban participaciones alternativas como la del voto en blanco.

Al final los colombianos salieron a votar, y eso es bueno. Ahora, al haberlo hecho hacia los extremos hace que las perspectivas de la segunda vuelta queden abiertas para las personas que se sienten más atraídas a propuestas de centro.

El profesor perdió, pero ganó

Después de conocidos los resultados, uno de los comentarios más graciosos que circularon por las redes sociales es que la campaña de Sergio Fajardo se rajó faltándole décimas para pasar la nota, o en este caso a segunda vuelta. Aunque en realidad fue por 1,35% de los votos (261.558), la derrota de la Coalición Colombia fue otra de las noticias de la jornada. No por lo que perdió sino por lo que ganó.

Aunque después del segundo, en este caso, todos fueron perdedores, el ex alcalde de Medellín y ex Gobernador de Antioquia no solo tuvo un salto importante en las encuestas, sino que se impuso en fortines electorales de sus rivales. Durante las mediciones de las últimas semanas las encuestas ubicaban al candidato alrededor de 12% o 15%  de intención de voto, sin embargo, al final tuvo una votación superior al 23%. Y la gran mayoría de ese avance lo consiguió en los últimos días de la campaña, en parte gracias a la claridad de mensaje de los últimos días y a una agresiva campaña de vinculación e impulso de los votantes jóvenes.

Y las victorias no se quedaron ahí. El político antioqueño derrotó a Gustavo Petro en Bogotá, ciudad en la que este último fue alcalde y donde construyó un grupo de votantes consagrados a los subsidios de la izquierda. Este triunfo marca no solo el rechazo de la capital del país a la figura de su ex acalde, sino el posible futuro de la próxima campaña a la alcaldía del Distrito Capital. Los resultados obtenidos dejan muy bien ubicada en el partidor político a la fórmula vicepresidencial de Fajardo, Claudia López, quien desde ya se hace como una de las principales favoritas a llegar al segundo cargo de poder más importante del país. Eso solo si con su discurso deja de alienar a sus posibles votantes.

Colombia abre espacios de poder a la mujer

Después de la sorprendente actuación de Noemí Sanín en las elecciones presidenciales de 1998, ninguna mujer había estado cerca de acceder al poder presidencial en el país, hasta ahora. Las victorias de Duque y de Petro aseguraron que, por primera vez en la historia republicana una mujer será vicepresidente de la nación.

Marta Lucía Ramírez, una política conservadora que ha sido ministra de Defensa y de Comercio Exterior, y Ángela María Robledo, senadora de distintas tendencias de izquierda, pasará a los anales como las primeras personas de su género en ser electas popularmente a formar parte del poder Ejecutivo. Ambas, políticas con récords positivos y una imagen favorable en las encuestas, se convertirán en herramientas muy positivas a explotar en el segundo tramo de la campaña.

Electricaribe le ganó a las casas gratis

La derrota aplastante, y un poco humillante, de Germán Vargas Lleras, quien apenas sacó el 7% de la votación se ve magnificada cuando se ve que todos aquellos que se vieron beneficiados por los programas de casas gratis que el ex vicepresidente impulsó mientras estuvo en trabajando con el Gobierno de Juan Manuel Santos, decidieron votar por Gustavo Petro.

El candidato, que tomó la decisión de presentarse por firmas y así no vincularse a los casos de corrupción rampante presentes en el partido Cambio Radical (fundado por el mismo Vargas Lleras), tuvo que ver que los fortines electorales que le permitieron a su organización política ser una de las más votadas en las elecciones al Congreso, lo olvidaron por completo en esta oportunidad.

Por ejemplo, en el departamento del Atlántico, fortaleza política del clan Char (grandes apoyos de Vargas), el candidato y su fórmula vicepresidencial, el ex ministro Juan Carlos Pinzón, se tuvieron que conformar con apenas el 19,97% de los votos. Y para hacer las cosas peor, en Barranquilla, capital de este territorio, donde Cambio Radical ha gobernado por más de diez años con números impresionantes de popularidad, esta propuesta política apenas obtuvo el 15,98% de los sufragios, volviendo a ubicarse por detrás de Gustavo Petro y de Sergio Fajardo. No logró imponerse en ningún departamento o grandes centros urbanos del país.

Al final los escándalos de corrupción de su partido, los cuestionables aliados políticos y el caos de la compañía de energía eléctrica del Caribe, Electricaribe, llevaron a que el candidato mejor preparado y con un programa muy bien sustentado se quedara, por segunda vez, en la primera vuelta de las unas elecciones presidenciales.

 

Jairo Dario Velásquez

Jairo Dario Velásquez

Comunicador, con formación magistral en comunicación política y relaciones internacionales, además de especialización en estrategia política. Experiencia como periodista y editor en medios impresos y digitales; y como profesor e investigador universitario.
Jairo Dario Velásquez