PSOE y Podemos, dos partidos y ¿un mismo programa electoral?

Tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre y la primera ronda de reuniones del Jefe del Estado con los distintos partidos políticos se ha acrecentado la incertidumbre en el escenario político español.

combo-sanchez-iglesias--575x323

Ante la falta de apoyos a Mariano Rajoy y tras declinar la oferta del monarca para someterse a la sesión de investidura, todo indica hacia un gobierno de los partidos de izquierda, como ya propuso públicamente Pablo Iglesias tras su reunión con Felipe VI. Pero para ello es necesario que lleguen a un acuerdo, algo que no va a ser fácil. De momento, todos intentan ganar tiempo.

El PSOE no tiene fácil reunir una mayoría parlamentaria. Sin embargo, Pedro Sánchez no cesa en su empeño e insiste en que “las fuerzas del cambio estamos obligadas a entendernos”, refiriéndose a Podemos y a Ciudadanos. La formación de Albert Rivera mantiene que no llegará a ningún acuerdo con el partido morado y éste ha puesto muchas trabas a la negociación imponiendo `líneas rojas´, aunque parece que en los últimos días se han rebajado. El principal obstáculo de la negociación entre los socialistas y Podemos era el referéndum para la autodeterminación de Cataluña, aunque en los últimos días se ha dado mayor importancia a la agenda social y al “proyecto de izquierda”.

Pero ahí no acaban los problemas de Sánchez. Ya que algunos de los líderes regionales, encabezados por Susana Díaz, se muestran reacios a pactar con Podemos. Lo que puede crearle muchos problemas al candidato socialista, ya que las políticas de pactos y alianzas se someterán a votación en el Comité Federal del PSOE. Según publica Infolibre, Sánchez baraja lidiar con esta crisis interna proponiendo que sea la militancia la que vote el pacto con Podemos.

Iglesias ha recordado a Sánchez que el PSOE solo ha tenido 300.000 votos más que Podemos, por lo tanto pide que en el gobierno ambas fuerzas estén representadas proporcionalmente. La propuesta de Pablo Iglesias, por la cual se formaría un gobierno con miembros del PSOE, Podemos e Izquierda Unida, no conseguiría más de 161 votos, por lo que se prevé que se intentará algún acuerdo con ERC y el PNV.

Sánchez ha afirmado que ambos partidos deben entenderse, pero ha recalcado que la prioridad es el programa político. También insiste en que es el turno del PP para intentar formar Gobierno y no ha cerrado la puerta a posibles negociaciones con Ciudadanos.

Son muchos los elementos a favor de este hipotético pacto, como que los votantes de ambos partidos se muestren favorables, según las encuestas de distintos medios de comunicación. También juega a favor de dicho pacto las numerosas similitudes en los programas de las dos formaciones, aunque los matices son distintos.

PSOE PODEMOS
Empleo Aumentar inversión Aumentar inversión
Ley Laboral de 2012 Reformarla Reformarla
Desahucios Dación en pago Dación en pago retroactiva
Medidas anticorrupción
Sanidad Universal y sin copagos Universal y sin copagos
Reforma Fiscal
Ayudas a familias en situación precaria Ingreso mínimo vital Renta básica
Ley Mordaza Derogada

Derogada y nueva ley

Reforma Ley Electoral Listas desbloqueadas Circunscripción autonómica
  1. Empleo

Tanto el PSOE como Podemos pretenden incrementar la inversión en empleo, pero varían las cifras. Mientras que la formación morada afirma que la cantidad será de 25.000 millones de euros anuales, los socialistas hablan de “duplicar las inversiones”.

  1. Reforma laboral

Las dos formaciones proponen derogar la reforma laboral del PP aprobada en 2012 y, en el caso de Podemos, la de 2010 de Zapatero. Coinciden también en potenciar la negociación entre sindicatos y empresarios.

  1. Salario mínimo interprofesional

Ambas formaciones proponen la subida del salario mínimo interprofesional, de los 655 euros mensuales actuales a un incremento gradual hasta llegar a 800 euros al mes en 2018 y 950 euros en 2020, es decir, “el 60% del salario medio que establece la Carta Social Europea”. Sánchez habla del mismo porcentaje, pero se alcanzaría en dos legislaturas.

  1. Corrupción

Tanto Iglesias como Sánchez proponen incorporar al Código Penal el enriquecimiento ilícito “que castigue el incremento patrimonial de autoridades y funcionarios públicos, producido durante su período de mandato, cuando no puedan justificar la causa de este incremento”, aclara el PSOE. La formación morada define este delito como “la actuación de aquellos altos cargos que, en el marco de la actuación política, sin intervenir directamente en la comisión de delitos de corrupción, han obtenido beneficio derivado de la comisión de estas conductas”.

  1. Reforma fiscal

Tanto Podemos como el Partido Socialista plantan cambios impositivos, pero con diferentes matices. Las dos formaciones proponen cambiar el impuesto de sociedades, reducir el IVA cultural al 10% y promover el impuesto a las transacciones financieras. Respecto al IRPF, ambos proponen aumentarlo para las rentas más altas, en el caso de Podemos a partir de 60.000 euros, aumentando progresivamente el tipo marginal de cada tramo hasta el 55% a las rentas superiores a 300.000 euros anuales. Por su parte, el líder socialista ha manifestado la imposibilidad de cumplir con el déficit y no recortar en gasto público bajando los impuestos.

Ambos partidos incluyen también aumentar los impuestos de sucesiones y donaciones.

  1. Renta básica garantizada o ingreso mínimo vital

Las dos formaciones proponen una ayuda para las familias en situación precaria. Podemos ofrece un complemento de la renta hasta llegar a un mínimo de 600 euros, que podría aumentarse progresivamente dependiendo de los miembros de la unidad familiar, pudiendo recibir como máximo 1.290 euros. Pedro Sánchez no concreta las cifras, pero también propone que la cantidad irá en función de la renta y de los miembros a cargo.

  1. Ley Mordaza

Tanto Iglesias como Sánchez prometen la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, popularmente conocida como ley mordaza. El partido morado va más allá y propone “una nueva legislación de seguridad ciudadana que facilite el libre ejercicio de los derechos fundamentales de expresión, reunión y manifestación”.

  1. Reforma de la Ley Electoral

Tanto Podemos como el PSOE proponen cambiar el sistema electoral, pero de maneras distintas. Los socialistas hablan de listas desbloqueadas, mientras que Iglesias propone cambiar la circunscripción provincial por una autonómica.

  1. Derogar el voto rogado

Podemos ha propuesto la eliminación del voto rogado para los españoles residentes en el extranjero. Dicha propuesta también ha sido recogida por el PSOE a pesar de haber sido aprobada en 2011 durante la presidencia de José Luís Rodríguez Zapatero con el apoyo del PP.

  1. Sanidad

Sánchez e Iglesias coinciden en la retirada del decreto ley 16/2012, por el cual los inmigrantes en situación irregular perdían la tarjeta sanitaria para garantizar la universalidad de la sanidad. Podemos añade este derecho a los emigrantes españoles. Ambos partidos pretenden destinar el 7% del PIB a la sanidad pública y eliminar los copagos.

  1. Educación

Los partidos políticos abogan por la derogación de la LOMCE, conocida como la ley Wert. Ambos candidatos coinciden en la necesidad de dotar de estabilidad al sistema educativo español, en que la cifra que se destine a la educación pública debe ser del 7% del PIB, en las aulas estudiarán entre 20 y 25 alumnos en educación primaria y secundaria y la educación debe ser laica, por lo que se eliminaría esta asignatura tanto del currículum como del horario escolar.

  1. Iglesia

Podemos y el PSOE vuelven a coincidir en materia religiosa. Ambos proponen anular el concordato con la Santa Sede, reclamar los bienes inmatriculados indebidamente por la Iglesia y la transformación de lugares de culto en las instituciones públicas, en el caso de Podemos eliminarlos y en el del PSOE destinarlos a la “oración multiconfesional”.

  1. Ley de Transparencia

Ambas formaciones abogan por ampliar dicha ley. El Partido Socialista propone el Portal de la Transparencia en el que se incluirán las declaraciones de renta, bienes e interese de todos los cargos públicos, así como los viajes realizados con dinero público. Podemos quiere establecer la obligatoriedad legal para todas las instituciones públicas de “rendir cuentas y de publicar los resultados”, y cita a la Casa Real, el Consejo del Poder Judicial, los partidos políticos, los sindicatos y  las organizaciones empresariales.

  1. Ley de Enjuiciamiento Criminal

Ambos partidos pretenden derogar las modificaciones de la última reforma del PP, en el caso de Podemos volviendo a la ley anterior y en el del PSOE adaptándola “a un proceso penal moderno, ágil y con las garantías propias de un Estado de Derecho”.

  1. Desahucios

Implantar la dación en pago forma parte de los dos programas, en el caso del de Podemos con carácter retroactivo. También coinciden en la necesidad de facilitar una vivienda “en régimen de alquiler” para aquellas personas que debido a una situación de insolvencia hayan sufrido un desahucio, cuyo precio no debe ser superior al 30% de los ingresos de la familia. Además apuntan a quienes deberán ser los garantes de este alquiler: entidades de gestión de activos, entidades financieras, filiares inmobiliarias y los fondos buitres.

  1. Igualdad

Misma propuesta de los dos partidos en relación con el aumento progresivo del permiso de paternidad hasta igualarlo con el de maternidad y hacerlos intransferibles y garantía habitacional para las víctimas de la violencia de género.

  1. Plan contra la pobreza energética

Ambos partidos defienden que las personas en situación de vulnerabilidad tengan un suministro mínimo asegurado de luz, agua y gas. Sin embargo, difieren en las formas. Podemos se opone a los cortes en los suministros y defiende que las familias los abonarán en relación con “su capacidad adquisitiva”. Pedro Sánchez se compromete a promover “el compromiso de las empresas suministradoras” para evitar los cortes y ofrece la opción de una negociación mediada por la administración competente.

  1. Financiación de los partidos políticos

Los dos programas recogen cambios y limites en la fiscalización de los partidos políticos en relación a su financiación, así como la publicidad de los nombres de los donantes cuya aportación sea superior de los 200 euros en el caso del Partido Socialista y de los 5.000 euros en el de Podemos.

A pesar de las numerosas similitudes entre los dos programas, también presentan algunas diferencias:

PSOE PODEMOS
Deuda pública Cumplir los pagos Auditoria e impuesto extraordinario
Cataluña Nuevo pacto territorial basado en el federalismo Derecho de autodeterminación
PEA Bonificaciones a empresas Prioridad del empleo sobre la deuda y eliminación de las bonificaciones
Contratos laborales Indefinido, temporal y de formación Indefinido y fijo
Jubilación Sin determinar 65 años
Autónomos Posibilidad de cotizar por rendimiento neto y reforma de la Ley de Segunda Oportunidad Cotización por ingresos reales, reducción de la cuota de la Seguridad Social y ayudas
  1. Deuda pública

Podemos propone una auditoria de la deuda pública contraída a causa de las entidades financieras, para evaluar sus causas y sus posibles irregularidades y que el pago de la deuda ocasionada por ayudas públicas a las instituciones financieras rescatadas sea responsabilidad de éstas mediante un impuesto extraordinario sobre los beneficios del sector bancario. Pedro Sánchez se decanta por un ajuste progresivo para llegar a déficit del 1% dependiendo del ciclo económico, siempre dentro del marco de compromisos de estabilidad de la UE y destinar los ingresos extraordinarios a reducir la deuda pública.

  1. Cataluña

El PSOE defiende una reforma constitucional que responda a un nuevo pacto territorial basado en el federalismo. Sin embargo, Podemos defiende el derecho a decidir y promueve la celebración de un referéndum en Cataluña “para que sus ciudadanos y ciudadanas pueden decidir el tipo de relación territorial que desean establecer con el resto de España”.

  1. Políticas de Empleo Activo

El Partido Socialista opta por mantener las bonificaciones por contratar a parados si son discapacitados, están en riesgo de exclusión y a las víctimas de la violencia de género. En esta materia, Podemos daría prioridad al empleo sobre el objetivo de reducción del déficit público y suprimiría las bonificaciones a las empresas.

  1. Contratos

El PSOE habla de tres modelos de contratos de trabajo: el indefinido, el temporal y el de formación.  Podemos prefiere convertir en indefinidos los contratos de obra o de servicios de más un año de duración y los contratos a tiempo parcial de temporada en fijos y garantizar el derecho al llamamiento.

  1. Jubilación

Podemos propone derogar la Ley 23/2013 para que la edad de jubilación vuelva a ser los 65 años. El PSOE, por su parte, defiende la “armonización de la edad de jubilación, al menos en la Eurozona” sin especificar más.

  1. Autónomos

El partido de Pablo Iglesias opta por la cotización en función de los ingresos reales y reducción de la cuota a pagar a la seguridad social, elegir la modalidad de pago entre mensual o trimestral y renovar el Instituto de Crédito Oficial para que las ayudas del Banco Central Europeo lleguen a las PYMES. El PSOE propone avanzar en la posibilidad de que los autónomos coticen por su rendimiento neto, un periodo de pago trimestral y reformar la Ley de Segunda Oportunidad.

Más allá de las similitudes y diferencias de los programas de Podemos y PSOE, el posible pacto entre la segunda y la tercera fuerzas políticas más votadas el 20-D peligra por diversos motivos. En primer lugar por el rechazo de la cúpula socialista por la manera en la que el líder de Podemos comunicó su alternativa de Gobierno, enterándose Pedro Sánchez por el Jefe de Estado. En segundo lugar, las diferentes opiniones sobre la gestión de los tiempos. Pedro Sánchez cree que Mariano Rajoy tiene derecho a ser el primero en presentar una propuesta de Gobierno (aunque éste ha declinado la oferta) y Podemos se decanta por comenzar las negociaciones ya y acusa a Pedro Sánchez de preferir esperar para ganar tiempo para dialogar con otras formaciones, especialmente con Ciudadanos. Esto entorpecería el hipotético pacto, porque tanto Albert Rivera como Pablo Iglesias se han vetado mutuamente. El derecho a decidir en Cataluña también supuso al principio una barrera, aunque recientemente los portavoces de Compromís y En Marea y el propio Íñigo Errejón han declarado que esto no supondrá una línea roja y que están dispuestos a escuchar la alternativa del PSOE. En quinto lugar, la crisis interna en el Partido Socialista. Y por último, y probablemente la más importante, es la desconfianza mutua. Y es que aunque desde el PSOE insistan en que es necesario basarse en la confianza para que cualquier acuerdo sea viable, tampoco esconde que considera a Podemos un socio poco fiable. Al mismo tiempo, Pablo Iglesias exige acuerdos cerrados porque “no tenemos una gran confianza en los aparatos del Partido Socialista”. Sin embargo, el pacto de gobernabilidad solo será viable si ambas formaciones aceptan que tienen más en común que `líneas rojas´ y que están `condenados´ a entenderse si quieren evitar la repetición de las elecciones generales.

Marian Simón

Marian Simón

Albacete (España). Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política. Colaboradora en Telva (Documentación), Punto de Encuentro Complutense, La Huella Digital y La Marioneta Digital.
Marian Simón

Latest posts by Marian Simón (see all)