¿Será Cataluña la salvación de Rajoy?

La independencia de Cataluña ha irrumpido con fuerza en la precampaña electoral española. Las elecciones del 27-S y la declaración soberanista de Junts pel Sí y la CUP han provocado que ocupe la mayoría de los titulares y las portadas de telediarios, tertulias y periódicos. Pero, ¿es tan importante este tema para la población como para los medios?

En el último barómetro del CIS, el tema de los nacionalismos solo está entre los principales problemas del país para el 4,2% de los españoles —ocupa el décimo puesto—, muy lejos de los tres problemas más importantes: el paro (79,1%), la corrupción (39,4%) y los problemas económicos (24,7%).

Lo más lógico sería que los medios centrasen sus informaciones en los aspectos relacionados con los temas que más preocupan a la población. Sin embargo, el proceso independentista está desviando la atención sobre esos asuntos, hasta el punto de ocupar el primer puesto de la agenda mediática en los meses previos a las elecciones generales.

Por eso, aunque desde el punto de vista jurídico, el ‘desafío catalán’ —como lo llaman algunos medios— se presente como un problema para el Gobierno del PP, paradójicamente, desde el punto de vista político  podría resultar la ‘tabla de salvación’ para Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy/Moncloa
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy/Moncloa

Según el CIS, al 82,5% de los españoles Rajoy les inspira poca o ninguna confianza, el 57,6% califican la gestión de su Ejecutivo como mala o muy mala y el 64,6% piensan que la situación económica es mala o muy mala, lo que no es de extrañar teniendo en cuenta que el 46,8% de la población mayor de edad ingresa —de forma neta— 900 euros o menos al mes. Además, en la última EPA el número de ocupados es inferior al que se encontró Rajoy al llegar al Gobierno y la tasa de desempleo se sitúa todavía por encima del 20%.

Con estos datos, y con los numerosos escándalos de corrupción que ha protagonizado —Gürtel, Púnica, Bárcenas, etc.—, parece claro que si se habla de los temas que más preocupan a los españoles —paro, corrupción y problemas económicos— el Partido Popular  tiene las de perder. Sin embargo, si la campaña electoral gira en torno a la independencia de Cataluña el PP puede salir beneficiado, pues la mayoría de españoles no quiere que se produzca, y el PP mantiene una postura tajante en contra de ella. De entre los posibles temas de campaña, quizá sea el que más le beneficie.

También puede favorecer a Ciudadanos y a PSOE, cuyos líderes han escenificado una unión anti secesionista con Rajoy. Mucho más al partido de Albert Rivera que al de Pedro Sánchez, pues Ciudadanos mantiene una postura radical anti independentista desde hace años, mientras el PSOE defiende la unidad de España con una propuesta más difusa de reforma federal de la Constitución. De todas formas, es un tema en el que estos partidos no cuentan con el factor diferencial respecto al PP, y que puede ser aprovechado por Rajoy para erigirse en líder de una coalición de consenso por la unidad de España.

Sin ninguna duda, la formación  a la que más le perjudica el enfoque nacionalista es a Podemos. El partido liderado por Pablo Iglesias  mantiene una posición intermedia, en contra de la independencia pero a favor del derecho a decidir, algo que en un contexto de polarización social ya le costó un resultado muy inferior a sus expectativas en las catalanas del 27-S. Por el contrario, mucho más cómodo se siente denunciando los problemas sociales y la corrupción.

Y es que el nacionalismo —ya sea catalán o español, separatista o unionista— es un tema emocional,  poco propicio para los matices y la reflexión que todo problema social requiere, y en el que la gente tiende a adoptar posturas extremas. El ascenso de la CUP  y  de Ciudadanos en unas elecciones catalanas centradas en la cuestión de la independencia da buena muestra de ello.

Las encuestas vienen vaticinando una caída de votos pronunciada del PP respecto a las elecciones de 2011. Si bien en la mayoría continúa siendo la fuerza más votada, le sitúan lejos de la mayoría absoluta y en peligro de perder el Gobierno. ¿Es posible que Junts pel Sí  y la CUP sean aliados inesperados e involuntarios de Rajoy? ¿Será el avance del independentismo catalán el revulsivo necesario para que el PP movilice a su electorado y vuelva a ganar las elecciones? El 20-D lo sabremos.

Álvaro Justo

Álvaro Justo

Licenciado en Periodismo (URJC). Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política (UCM). Experiencia como corrector de estilo en prensa escrita y como redactor en medios online.
Álvaro Justo

Latest posts by Álvaro Justo (see all)